Me sorprende la nula repercusión a nivel internacional sobre la Copa Sul-Minas-Rio, más conocida como Primeira Liga do Brasil.

¿Que por qué resulta sorprendente que esté pasando tan desapercibida? Fácil, la Primeira Liga ha sido creada con la intención de cambiar los cimientos de un fútbol brasileño anticuado que precisa reformularse. A modo práctico, la Primeira Liga desea ser para el fútbol brasileño lo que la Premier League fue para el inglés, una liga con independencia económica y comercial de sus respectivas federaciones nacionales y, en el caso de Brasil, también estaduales.

Vale, pero, ¿qué es en realidad la Primeira Liga?

Para comenzar a conocer la respuesta debemos echar la vista atrás, viajaremos en el tiempo un par de décadas. Como si del clásico de Dickens (Cuento de Navidad) se tratase, voy a dividir esta ‘serie’ sobre la Primeira Liga en tres capítulos: pasado, presente y futuro.

Comenzamos…

En 1987 surge la ‘União dos Grandes Clubes do Futebol Brasileiro’, comúnmente conocida como ‘Clube dos Treze’. Una institución que tenía como principal finalidad defender los intereses de los entonces reconocidos como los trece clubes principales de Brasil (más adelante la institución se expandiría, llegando a veinte clubes)

El ‘Clube dos Treze’ tiene un papel testimonial en la actualidad, pero por aquel entonces fue una fuerza destacada en el panorama nacional. Pero como tantas cosas en la vida, su mensaje e intenciones duraron menos de lo esperado por la implicación de sus distintos miembros. Hay un ‘Clube dos Treze’ en 1987 y otro en 1988: el primero va ligado directamente a la Copa União’, una competición que décadas después sigue siendo actualidad por su importancia en el palmarés histórico nacional. El segundo periodo (1988) reformula a la institución tras lo sucedido en la ‘Copa União’, la entidad perdió credibilidad y sucumbió ante la CBF, con lo que el ‘Clube dos Trece’ terminó con la única finalidad de negociar los derechos de transmisión para los clubes.

¿Qué ocurrió en la ‘Copa União’?

Este es uno de los capítulos más reseñables de la historia del fútbol brasileño, que a día de hoy sigue siendo motivo de debates entre aficionados, periodistas y distintas directivas. El ‘Clube dos Treze’ planeaba realizar un Campeonato Brasileño en el cual sólo participasen sus trece miembros, sin prestar atención al reglamento del último Campeonato Brasileño hasta entonces, disputado en 1986. La CBF temía que su monopolio pudiese perderse, además de las distintas federaciones estaduales. Tras disputas interminables se decidió que el campeonato se disputaría en dos módulos: Verde (João Havelange) y Amarillo (Roberto Gomes Pedrosa).

El módulo verde incluiría a los trece miembros originales del llamado ‘Clube dos Treze’, además del Coritiba, Goiás y Santa Cruz. La CBF determinó que para conocer al campeón los dos primeros de cada módulo deberían enfrentarse en un cuadrangular final. Estos equipos serían: Flamengo e Internacional por el módulo verde (vencido por Flamengo), Guaraní y Sport por el amarillo (vencido por Sport)

Los clasificados por el módulo verde (Flamengo e Internacional), y por tanto integrantes del ‘Clube dos Treze’, rechazaron participar en el cuadrangular. El cual terminó disputándose sólo entre los equipos del módulo amarillo. Fue una decisión para boicotear a la CBF y su propia competición.

Era la época dorada de Flamengo, pocos dudan que se hubiesen alzado con la victoria en caso de haber participado en ese cuadrangular final. La creencia en reafirmar el presente y futuro del ‘Clube dos Treze’ como fuerza de cambio en el fútbol brasileño, en detrimento de la CBF sigue siendo a día de hoy un tema eventual en los tribunales. En aquel entonces Sport Recife fue confirmado como campeón brasileño de 1987 por la CBF, pero el CND (Consejo Nacional de Deportes) atribuyó ese honor al Flamengo, algo que le sería arrebatado años después en los tribunales.

Flamengo+campeao+1983[1]

La Copa Brasil, comunmente conocida como ‘Taça das Bolinhas’, fue un trofeo creado en 1975 con la intención de ser entregado al equipo que ganase tres ligas de forma consecutiva, o cinco de forma alterna. La Copa União de 1987 es un capítulo clave en la historia de este trofeo, en un principio entregado a Flamengo tras ser campeón brasileño por quinta vez en 1992. Hasta que en 2008 le fue arrebatado y el São Paulo pasó a ser su propietario. Una polémica vigente y en la que la oficialidad sobre la Copa União de 1987 volvió a ser clave

Esto creó una rivalidad dentro y fuera de los terrenos de juego entre ambos equipos rubro-negros, en uno de los capítulos más fascinantes de la historia del fútbol en América que seguirá vigente durante varias décadas. Al final, todos acabaron sintiéndose traicionados, desde las cadenas de televisión que apostaron fuertemente por la idea de un campeonato anual del ‘Clube dos Treze’ hasta los clubes más modestos que comenzaban a sentirse ahogados por su minúsculo papel en toda esta historia.

La idea en sí era buena, fascinante (lo ocurrido ayudó a crear un Campeonato Brasileño más competitivo, el de 1988 ya incluía sistema de ascensos y descensos), el fútbol brasileño sigue anclado en una estructura arcaica en casi todos sus niveles. El ‘Clube dos Treze’ terminó defendiendo una negociación de los derechos televisivos en bloque, igualdad para todos sus miembros. Conforme la brecha económica fue haciéndose mayor, los propios clubes vieron que negociando por su cuenta podrían sacar más beneficios (Corinthians, Flamengo…) La tan temida españolización’ del Campeonato Brasileño era un hecho, ya no había unidad ninguna entre los miembros fundadores de lo que se esperaba fuese una institución que cambiara los cimientos del fútbol brasileño para siempre.

La Primeira Liga busca ser una versión moderna y superior del antiguo ‘Clube dos Treze’, una bocanada de aire fresco necesaria en el fútbol brasileño. Era necesario introducir al lector de una forma breve en un tema tan extenso como este, todo tiene un inicio, y como buenos humanos tendemos a repetir lo sucedido en el pasado, con mayor o menor éxito. En el próximo capítulo ahondaremos en la actualidad de la Primeira Liga, de una forma similar a la de hoy, al final, es necesario ejercer una faceta divulgativa que cada vez se tiene más olvidada en él periodismo deportivo, debemos acercarnos al lector de forma atractiva y simple, olvidarnos de lenguajes y situaciones enrevesadas que sólo sirven para alimentar egos. Temas tan densos como el que nos ocupa requieren una divulgación algo más extensa que la realizada, sea como sea, creo que es la mejor forma para introducir al lector en el pasado, presente y futuro de una llamada al cambio desde los cimientos más profundos del fútbol brasileño.

Sobre El Autor

Alberto Zaragoza

Valencia,1990, con raíces en América. Periodismo. Apasionado del deporte, América es la ilusión.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario