El fútbol Sudamericano tiene un nuevo campeón en la segunda copa en importancia del continente. Se trata de Independiente Santa Fe de Colombia comandado por el uruguayo Gerardo Pelusso, quien también cosechó títulos en Chile, Uruguay y Paraguay.

El pasado miércoles, el conjunto de Bogotá venció en la tanda de penales a Huracán de Parque Patricios luego de que en los 210 minutos de la finalísima el marcador haya quedado sellado.

Precisamente el equipo argentino despertó admiración y desconcierto en el ambiente futbolero, ya que hace no mucho tiempo atrás, el Globo se encontraba en la Segunda División del Fútbol Argentino, comprometido económicamente, lo que lo llevaba a una crisis deportiva.

Para colmo de males (en el Río de La Plata más que en ningún lugar ocurre esto) su archirrival, San Lorenzo, obtuvo la Copa Libertadores 2014 y además de ello, ha crecido notablemente como institución de la mano de Matías Lammens y Marcelo Tinelli, aumentando aún más la presión sobre los de Parque Patricios.

El último año del Globo será inolvidable para sus hinchas. Es que, en poco tiempo, el club obtuvo dos títulos importantes además del ascenso al Torneo e 30 clubes. En la temporada 2013/2014, levantó la Copa Argentina tras vencer a Rosario Central y luego logró despacharse en la Súper Copa Argentina (año 2015) venciendo nada menos que a River Plate de Marcelo Gallardo, que venía de ser campeón de la Copa Libertadores.

El camino fue duro, y vaya si lo fue. El segundo semestre del 2014 arrancó con la conducción de Frank Kudelka, quien no le encontró la vuelta al equipo y comprometió con malos resultados el ascenso a Primera. Los hinchas generaron disturbios y culminó con la destitución del ex entrenador de Unión de Santa Fé, entre otros.

Para suplirlo, la dirigencia optó por un hombre de la casa muy identificado con los colores como Néstor Apuzzo. El mismo, comenzó su cuarto interinato en el club y su objetivo primordial fue la unión del grupo para así elevar la confianza del mismo con un plus motivacional que sólo lo consigue un hombre de las entrañas de Huracán.

El primer objetivo cumplido en 2014, que parecía muy lejano luego de un comienzo muy opaco,  fue ascender nuevamente al círculo de privilegio tras golear en Mendoza a Atlético de Tucumán por 4 – 1. Allí comenzó el amor entre el cuerpo técnico – jugadores e hinchas.

Mientras peleaba un lugar por el ascenso, el equipo iba viento en popa en la Copa Argentina. A medida que iban avanzando, los actores declaraban que la importancia estaba en el campeonato. No obstante, a medida que las fases quedaban atrás, todos los implicados del club fueron por el título.

Rosario Central fue su rival y lo logró vencer (penales) para levantar una presea oficial de Argentina tras 41 años de sequía. Además de ello, el título lo depositó en la Copa Libertadores del siguiente año. El morbo quiso que Huracán participe en la competencia en la cual San Lorenzo defendía su título.

En la máxima competencia internacional no tuvo una buena participación y la doble competencia llevó al equipo a descuidar el campeonato interno, que lo llevó a estar entre las últimas posiciones del mismo en un campeonato que alberga 30 clubes.

Por tal motivo, Apuzzo, dejó el cargo de entrenador para darle comienzo a Eduardo Domínguez como director técnico en un santiamén. El defensor histórico de Parque Patricios dejó el fútbol y se corrió hacia el otro lado de la línea de cal tal cual aconteciera con Marcelo Gallardo y Diego Simeone, entre otros.

Domínguez logró la unión total del equipo y elevar el nivel de muchos jugadores: Rolfi Montenegro, Mancinelli, Mauro Bogado y la explosión del juvenil, Espinoza, quien participó de la selección Sub 20 de Argentina.

El andar en la Copa fue muy bueno, con una solidez defensiva llamativa y Wanchope Ábila como el máximo exponente. El camino fue duro, ya que eliminó por penales a Defensor Sporting y en semifinales al último campeón, River Plate. La final ante Santa Fé dejaron dos choques duros y parejos que se definió desde los 12 pasos en Bogotá con resultado a favor del conjunto cafetero.

Sobre El Autor

Leandro Geriboni
Colaborador en Uruguay

Leandro Geriboni. Montevideo, Uruguay - 25 años. Periodista Deportivo

Artículos Relacionados

Hacer Comentario