Cuando hablamos de Osaka, posiblemente estamos hablando de la ciudad con más personalidad de todo Japón. Osaka es carisma, alegría,humor y, sobre todo, Osaka es su gente llena de personalidad, Osaka es la Expo del ’70. Esta ciudad se encuentra en la región de Kansai, un lugar muy peculiar dentro de uno de los países más peculiares de este planeta, y pensaréis ¿Qué tiene de peculiar?, a primera vista puede no parecer muy distinta a Tokio, Kioto o Yokohama, pero lo es.

Osaka se encuentra en el sur de Japón, en la mayoría de países del hemisferio norte la gente del sur tienda a ser más alegre, y Osaka no es la excepción a la regla. Reconocida en todo el país como la ciudad del humor (también de la comida), es cuna de grandes humoristas y comediantes, los cuales hacen uso del que quizá sea su rasgo más peculiar: el Kansai-ben. ¿Qué es el Kansai-ben? Es el dialecto de la región donde Osaka es la capital, y su principal característica para diferenciarlo del japonés hablado en Tokio (el genérico para estudiantes extranjeros) es un tono más musical y fuerte.

Para situarnos y coger un poco de cariño a esta maravillosa ciudad que acoge a River Plate y su gente en las vísperas de la semifinal del Mundial de Clubes, voy a explicar un ejemplo de lo que es el dialecto de Kansai (Kansai-ben) en comparación al japonés de Tokio o genérico. El japonés es un idioma pobre fonéticamente, además, hay algo que define a su sociedad: la limitación a la hora de insultar. Mientras que en el castellano somos unos eruditos en el arte del insulto, la sociedad japonesa es limitada y no se prodiga demasiado en ello por su carácter cortés. El ejemplo en cuestión engloba a las siguientes palabras: ahō y baka, cuyo significado vendría a ser inútil. En Osaka ahō tiene un sentido amigable, mientras que el de baka es ofensivo, en Tokyo ocurre lo contrario así que imaginaos la que se puede armar entre ambos dialectos. Con esto quiero mostrar de una forma breve lo que significa Osaka, una ciudad que ha recibido a River Plate y su hinchada de la mejor forma posible. Desde la bandera del club en el punto más concurrido de la ciudad, el Ebisubashi, donde se encuentra el cartel de neón más famoso de todo Japón (el corredor de Glico), hasta las continuas anécdotas con los habitantes de esta ciudad.  

En unas horas River Plate se enfrentará en el Estadio Nagai al Sanfrecce Hiroshima, otro club del sur, que sueña con conseguir un hito histórico para el fútbol asiático y nipón. En frente tendrá a un club y afición con espíritu de samurái, que a buen seguro estará viviendo un hermanamiento irrompible con el país del sol naciente, como tantos otros clubes y países de América hicieran con anterioridad. Al final, Japón y América tienen muchos más lazos en común de los que la gente puede pensar, y el fútbol acaba uniéndonos a todos. Un artículo con poco fútbol, pero es que Pared Virtual también es esto.

glico-man-chicos-72[1]

El carisma de la gente de Osaka

Sobre El Autor

Alberto Zaragoza

Valencia,1990, con raíces en América. Periodismo. Apasionado del deporte, América es la ilusión.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario