Hace escasas semanas salió a la luz una idea de proyecto que fusionaría la Copa Libertadores y la CONCACAF Champions League creando así una Champions League de todo el continente Americano. Este ambicioso proyecto nace de la misma semilla que la Copa América Centenario, la semilla de los ingresos televisivos y de patrocinios que ya existen en el norte de América. La propuesta es simple y promete resultados. Sin ir más lejos los organizadores esperan recibir $500 millones al año por los derechos televisivos y patrocinios, una cifra cinco veces superior a la que genera la Copa Libertadores. La competición tendría 64 equipos.

La compañía detrás del concepto es MP & Silva, que adquiere, maneja y vende los derechos televisivos de muchas competiciones deportivas como la Premier League, la Bundesliga, la Liga y el Mundial. Curiosamente dentro de su roster de socios aparece la CONMEBOL para la cual MP & Silva ha vendido parte de los derechos televisivos de la Copa América 2015 y la Copa Libertadores.

MP & Silva está convencida en el futuro de esta competición y no tiene ninguna prisa en que empiece a rodar el balón. Pero si analizamos más de cerca sus posibilidades, es la ¿America’s Champions League realidad o ficción?


Realidad

En las últimas décadas la CONMEBOL y la CONCACAF han vivido un acercamiento que se culminó con el anuncio de la Copa América Centenario, la cual ya ha sido confirmada. El poder y los derechos residen dentro de las oficinas de estas instituciones, y aun mas desde el escándalo de la FIFA y las compañías de marketing deportivo. En estos momentos ambas federaciones controlan prácticamente la totalidad de la venta de patrocinios y derechos televisivos.

Por ello el timing es el correcto. MP & Silva, con su experiencia y buen trabajo vendiendo derechos televisivos, no tendrá en compañías como Traffic o WeMatch un obstáculo que tenía en el pasado. Si MP & Silva consigue crear y negociar un modelo sostenible tanto la CONMEBOL como la CONCACAF estarán interesadas en crear un torneo que facilmente superará en ingresos las competiciones más importantes del continente. Clave será que la relación entre las federaciones y MP & Silva sea transparente y dentro de la legalidad.

El crecimiento de la UEFA Champions League es una amenaza para ambas federaciones. La saturación de competiciones futbolísticas hacen que torneos que ni se solapan en horarios ni comparten equipos compitan entre ellos. En varios paises del continente americano, como Estados Unidos, los partidos de la Champions League consiguen una audiencia mayor que la propia liga local o incluso los torneo de su región. Por ejemplo la final de la Champions League de este año tuvo un rating de 1.3 con 2.2 millones de audiencia en Estados Unidos. Ese resultado es ampliamente superior a cualquier partido de la historia de la MLS, inclusive las finales de la MLS Cup. Todo ello pese a que el horario de la Champions League nunca solapa con los horarios de la MLS, la CONCACAF Champions o la Libertadores.

Las audiencias, dictan los ingresos. Cuanta mas gente ve una competición, más dinero pagan los canales de televisión por los derechos y más ingresos reciben las federaciones. Es ahi donde la CONMEBOL y la CONCACAF saben que reside el interes de esta America’s Champions Cup. Una competición que aborde de sur a norte el continente Americano generaría una audiencia televisiva superior, sobre todo en las fases finales.

Al mismo tiempo que la UEFA Champions League sigue creciendo lejos de su continente, la Libertadores y la CONCACAF Champions League no arrancan y ven como su audiencia tanto televisiva como en los estadios es cada vez menor. Ademas de ello los ingresos por patrocinios no crecen. Mientras la UEFA Champions League ha aumentado un 30% su redistribución a los clubes, pagando así un total de $1,428 millones, la Libertadores tan solo reparte $53.2 millones al año. Por lo tanto, este año el FC Barcelona ha recibido más de $70 millones  mientras que River Plate tan solo ha recibido $6.1 millones

La Champions League reparte 1,428 millones de dólares al año a los clubes participantes. La Libertadores reparte 26 veces menos, un total de 53.2 millones de dolares a los clubes que en ella participan.

Por estas razones a la CONMEBOL y a la CONCACAF no les queda otra opción que crear un torneo que pueda competir con la Champions League de Europa, y así a largo plazo poder retener a sus mayores estrellas.

Gracias a su victoria en la Champions League de este año, el FC Barcelona ha ingresado más de $70 millones.

Gracias a su victoria en la Champions League de este año, el FC Barcelona ha ingresado más de $70 millones.


Ficción

Pese a lo expuesto anteriormente aparecen demasiados obstáculos en el camino para poder, un dia, hacer realidad el sueño de ver una competición de clubes a nivel continental.

La historia de la Copa Libertadores como el torneo más importante de todo el continente es el argumento de los mas románticos que verían asi desaparecer la competición que durante décadas ha sido el anhelo de los clubes más importantes de Sudamerica. Ademas de esto, la CONMEBOL es a dia de hoy la dueña absoluta de esta competición y ese control es muy importante para una federación, nunca es fácil crear un torneo en el que haya dos federaciones.

Tal vez el argumento más importante para los que creen que esta competición nunca podrá existir es el de la distancia. Sin ir más lejos la distancia desde el sur al norte de Brasil es el equivalente a un viaje de Madrid a Moscú. Y un viaje de Buenos Aires a Toronto serían 9,000 km, casi el equivalente a un viaje entre Londres y Tokyo. La duración de esos vuelos es de 14 horas para cada tramo, un obstáculo importante para los jugadores que ya de por si tienen calendarios apretados con las ligas y copas nacionales.

Otro argumento en contra es el tema de los visados. Mientras en la unión europea la entrada y salida de la mayoria de paises se hace sin ni siquiera pasar un control de pasaportes, en América es muy distinto, sobre todo si un equipo debe disputar partidos en EE.UU. Conseguir un visado al pais yankee no es tarea fácil.

Por último el tema político es un escollo más. La CONMEBOL representa a 10 países mientras que la CONCACAF está compuesta de 41 federaciones nacionales. Una posible fusión entre las dos confederaciones regionales haría que las potencias sudamericanas pierdan poder en temas de decisión política.


 Alternativas

Tal vez uno de los torneos más emocionantes, que mayores ratings de audiencia genera y que atrae un gran numero de patrocinadores es la Final Four de la NCAA de baloncesto/basket. Este torneo universitario que se celebra cada año en el mes de Marzo/Abril es la culminación del March Madness donde 68 universidades se cruzan en un sistema de eliminación a un solo partido con el ganador pasando a la siguiente ronda. La Final Four se celebra en una ciudad diferente cada año y a ella llegan las cuatro mejores universidades. Los ratings de audiencia de esta competición son los más altos después de la SuperBowl.

Una alternativa sería celebrar un campeonato parecido en el que los dos o cuatro mejores equipos de cada confederación clasifiquen a un torneo final que se celebraría cada año en un país diferente (por ejemplo un año en México y al siguiente en Chile, después en Estados Unidos y al siguiente en Brasil). El torneo se convertiría en un mini mundial de clubes al mejor de un partido. Un torneo de esta indole que se disputaría durante dos semanas atraería la atención de patrocinadores y seguramente conseguiría unos ratings de audiencia superiores a los que genera a dia de hoy la Copa Libertadores.

 

Pero tal vez la alternativa mas simple sea invitar a los mejores clubes de la Major League Soccer a disputar la Copa Libertadores. Esta solución, de la que ya se ha hablado en el pasado, haría que la Copa Libertadores gane en prestigio mientras que la CONCACAF Champions League quedaría relegada al segundo escalón de torneos de clubes en América. Se quedaría en una Europa League del continente Americano.

Sobre El Autor

Rodrigo Lacal

Rodrigo nació en Buenos Aires y ha vivido en mas de 10 países. Licenciado en Gestión Deportiva por la Universidad de Loughborough en Inglaterra y Masters en Negocio del Deporte en la Universidad de Nueva York (NYU) EE.UU. Reside en Nueva York y es un fiel seguidor del fútbol de Brasil, Argentina y EE.UU. Enamorado de la Copa Libertadores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario