Boca Juniors se encuentra en la misma situación que en el año 2006 a falta de dos fechas para culminar el Torneo Largo de 30 clubes que comenzó a disputarse en el mes de enero y que continuará, según se informó desde la A.F.A (Asociación del Fútbol Argentino), por un tiempo más con este formato. Las elecciones nacionales en la República Argentina provocaron que los planteles hayan tenido descanso este fin de semana. No obstante, se aprovechó para ponerse al día en la Copa Argentina, en la cual participó el Xeneize con triunfo 2 a 0 sobre Lanús en semifinales mostrando una clara superioridad sobre su rival de turno.

El paralelismo de este año 2015 con el del 2006 es llamativo. Boca llegará a las últimas dos fechas del torneo local con amplia ventaja sobre su más inmediato perseguidor. A falta de seis puntos, cinco son los que lleva de ventaja por encima de Rosario Central.

Los dirigidos por Rodolfo Arruabarrena desaprovecharon su primera oportunidad en cancha de Racing el pasado sábado. Cayeron ante el actual campeón, sabiendo de antemano que si lograban los tres puntos, darían la vuelta olímpica en el Cilindro de Avellaneda. En un santiamén, las redes sociales jugaron su papel. Más allá de las cargadas de los hinchas académicos, aparecieron otros que recordaron la situación ocurrida en el año 2006, en el cual la azul y oro comandada por Ricardo Lavolpe también llegó con un amplio margen sobre su más inmediato perseguidor y quedó con las manos vacías.

Las derrotas ante Belgrano (visitante) y Lanús en La Bombonera, generaron que Estudiantes de La Plata bajo la dirección técnica de Diego Simeone, capitaneado por el presidente actual, Juan Sebastián Verón, alcanzase a Boca en la primera posición teniéndose que disputar por entonces una final en cancha de Vélez. Al igual que en 2015, el conjunto de La Ribiera era el máximo candidato a ser campeón. Las cinco primeras fechas fueron con victoria con Alfio Basile como técnico. Su llamado a la selección nacional argentina provocó que quedase el banco de suplentes vacío, siendo La Volpe su sucesor.

Con la personalidad que lo caracteriza, modificó la táctica (pasó a una línea de tres defensiva y eliminó al enganche) y el estilo de juego de Boca, que llevó a muchas críticas en el entorno bostero, e incluso a discrepancias dentro del plantel. Fue la primera vez que La Volpe, de 54 años, dirigió en el fútbol de Argentina, donde en sus épocas como jugador fue arquero de Banfield y San Lorenzo, además de haber integrado el plantel del seleccionado nacional que se consagró campeón mundial en 1978. Debutó con un empate ante Godoy Cruz.

La Volpe llegó a Boca tras la salida de Basile que fue llamado por la AFA para ser seleccionador de la albiceleste

La Volpe llegó a Boca tras la salida de Basile que fue llamado por la AFA para ser seleccionador de la albiceleste

Años después, un ícono del club como Sebastián Battaglia, manifestó que la relación con el entrenador no era la mejor. La final fue para Estudiantes y Boca perdió un campeonato increíble perdiendo los últimos tres encuentros. Claramente, queda en evidencia que los jugadores mandan en esto del fútbol. El famoso “bombo” al entrenador existe y quedó demostrado en 2006.

El ex entrenador de la selección mexicana dialogó luego de la derrota de Boca ante Racing y manifestó que perder un campeonato de esa forma en La Bombonera ocurría una vez cada 100 años. La actualidad, indica un paralelismo en cuanto a puntaje y cantidad de fechas, pero una realidad totalmente distinta. La relación de los jugadores para con el entrenador es muy buena, notándose dentro y fuera de la cancha, con un líder positivo como Carlos Tévez, quien asume la presión de la mejor manera.

El máximo contratiempo que vive hoy el Xeneize es que el club hace dos años que no consigue títulos oficiales y para colmo de males, River está alzando copas que hace no mucho tiempo levantaban ellos en el barrio de La Boca. La gran diferencia es que en 2006, el Xeneize llegaba como bicampeón argentino y campeón de la Copa Sudamericana. La histeria lleva al nerviosismo y un título se hace impostergable. Es por allí que los referentes del plantel (Orión, Cata Díaz y Tévez) deberán asumir y sacar a flote su liderazgo para que el partido en La Bombonera ante Tigre no sea un calvario para ellos y sus compañeros.

A Arruabarrena se lo ha catalogado como un técnico que no sacaba adelante partidos trascendentes y difíciles. El mote se lo ganó tras quedar eliminados con su rival de todas las horas en competencias internacionales (Copa Libertadores y Sudamericana). No obstante, a nivel local, lo derrotó en ambas ocasiones y sacó adelante otros encuentros de gran envergadura. La victoria contundente ante Lanús por Copa Argentina apaciguó las aguas tras la derrota ante Racing y el fantasma del 2006 quedó volando bajo. Tigre será un duro escollo pero se estima que Boca se hará con el título en su casa y los rumores quedarán allí.

El nerviosismo, que quedó evidenciado ante el último de la tabla, Crucero del Norte, es mucho. El campeonato no puede escaparse de las manos de Arruabarrena pese a que Rosario Central sea su último rival en el Gigante de Arroyito, nada menos. Además, la final de la Copa Argentina, también será frente al Canalla. Sin dudas, los dos mejores equipo del año a nivel local.

Boca Juniors perdió la final ante Estudiantes en 2006 pese a tener el campeonato prácticamente ganado a falta de dos jornadas

Boca Juniors perdió la final ante Estudiantes en 2006 pese a tener el campeonato prácticamente ganado a falta de dos jornadas

Con este gol de Pavone en la final, Estudiantes le ganó a Boca el Apertura 2006

Sobre El Autor

Leandro Geriboni
Colaborador en Uruguay

Leandro Geriboni. Montevideo, Uruguay - 25 años. Periodista Deportivo

Artículos Relacionados

Hacer Comentario