La economía brasileña ha entrado en recesión y el país sudamericano ha pasado de ser uno de los integrantes del BRIC a competir con vecinos que hace no mucho ni veía por el retrovisor. Hace tan solo dos años con $1 de EE.UU se conseguían 1.80 Reales, a día de hoy la moneda se ha devaluado de tal forma que con $1 consigues 4 Reales.  La cruda realidad económica ha frenado el crecimiento del negocio deportivo en Brasil, justo cuando los clubes de fútbol empezaban a entender el potencial de su mercado que en su día no aprovecharon.

Historia para conocer el presente

A lo largo de las décadas el fútbol brasileño ha evolucionado a la par que el fútbol global. El Deporte Rey surgió gracias a los inmigrantes británicos que a finales del siglo 19 trajeron en sus maletas balones de fútbol. Charles Miller fue el primero en hacerlo tras regresar a Sao Paulo de las islas británicas en 1894. Conocido como el fundador del fútbol en Brasil, Charles Miller llegó a disputar el primer Campeonato Paulista de la historia, en 1902. Sus habilidades forjadas en las escuelas británicas le permitieron ser el máximo goleador de aquel primer torneo, 10 goles en 9 partidos.

Las décadas que siguieron se caracterizaron por la emancipación de torneos estaduales, apareció el rival al Campeonato Paulista en la ciudad de Rio de Janeiro, el Campeonato Carioca. Y a la par crecieron los torneos de los estados a lo largo de la costa del país y en el estado de Minas Gerais. Debido a las grandes distancias que separaban cada estado, no hay que olvidar que Brasil es un pais mas grande que EE.UU si uno no cuenta el estado de Alaska, los campeonatos estaduales eran prácticamente los únicos torneos que los clubes disputaban. De forma regional el fútbol brasileño siguió creciendo a lo largo de las décadas.

Ya en 1950 se asentó un interesante torneo, gracias a los progresos en el transporte, el Torneo Rio-São Paulo dio la luz tras un par de intentos en los años 30 y 40 que nunca llegaron al éxito esperado. En este torneo los grandes equipos de los Campeonatos Paulistas y Carioca se enfrentaban. El Torneo generó tanto interes que pasó a invitar a clubes de otros torneos estaduales, y eventualmente, en 1971 se convirtió en lo que hoy conocemos como la liga Brasileña o Brasileirão.

En 1965 el Palmeiras consiguió su tercer Torneo Rio - SP. En la foto podemos apreciar unas gradas abarrotadas, cosa muy rara a dia de hoy en los torneos estaduales (foto: Palmeiras.com.br)

En 1965 el Palmeiras consiguió su tercer Torneo Rio – SP. En la foto podemos apreciar unas gradas abarrotadas, cosa muy rara a dia de hoy en los torneos estaduales (foto: Palmeiras.com.br)

Los campeonatos estaduales son claves para entender el pasado y presente del fútbol brasileño. Su importancia en el crecimiento del fútbol en Brasil a lo largo de la mayoría del Siglo XX hace que su existencia siga siendo algo necesario para al romanticismo del deporte en Brasil. Terminar con ellos no sólo significaría la pérdida y el olvido de la historia del fútbol en Brasil, sino que también llevaría a la desaparición a los centenares, si no miles, de clubes que disputan cada año los campeonatos estaduales a lo largo del país.

Pero lo cierto es que los grandes clubes de Brasil, sobre todo los de fuera del estado de São Paulo, son cada vez más conscientes que el Fútbol es Negocio, sobre todo en el Siglo XXI. Y para ellos, disputar estos torneos estaduales es casi una pérdida comercial, sus estadios cada vez aparecen más vacíos durante los partidos, sus estrellas no consiguen progresar puesto que se enfrentan, en su mayoría a rivales de menor calidad, y sus partidos rara vez llegan a las pantallas de fuera de su estado, por no decir a los televisores que se encuentran fuera del país.

“Acabar com os Estaduais é um crime contra a história do futebol no Brasil, mas é preciso, urgentemente, remodelar o sistema” – Maquina do Esporte

El Campeonato Paulista sobrevive

El Santos liderado por Robinho se impuso este año en un Campeonato Paulista que tuvo incluso un patrocinador en su nombre, la cerveza Itaipava

Abríamos este artículo hablando de la oportunidad perdida por los clubes de Brasil. Pero hay que apuntar que tanto  Corinthians y el Palmeiras, clubes Paulistas empezaron antes que nadie a darle importancia al negocio deportivo. El primero revivió tras el fatídico descenso de 2007, en la Serie B cambió el organigrama y puso todo su énfasis en el ámbito del marketing, con nuevas contrataciones consiguió convertirse en uno de los ejemplos a seguir y ahora disfruta de una economía estable que es la envidia de todos los clubes de Brasil. Palmeiras, bajo la nueva presidencia de Paulo Nobre se lanzó al mercado del deporte en los primeros meses de 2013 aprovechándose así del momento más alto de la economía brasileña que para nada parecía indicar la crisis del 2014.

Liderados por estos dos clubes y las aceptables gestiones del São Paulo y Santos, el Campeonato Paulista que se celebra durante los primeros tres meses del calendario (Enero – Marzo) ha conseguido atraer a patrocinadores y es emitido en más de 40 paises, inclusive España, EE.UU e Inglaterra. Con ello, pese al exigente calendario futbolístico del pais, el campeonato no peligra.

“Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos” dijo en su dia Thomas Carlyle. Y es que tanto Corinthians como Palmeiras en el Campeonato Paulista están viendo los frutos de su esfuerzo fuera de los terrenos de juego como muestra la siguiente tabla.

Datos del Campeonato Paulista 2015 (fuente: footstats.net)

Es notable la crisis del São Paulo, con los precios más bajos no ha conseguido encontrar la fórmula para atraer público a su estadio. Sin embargo, la media de público de los cuatro grandes del estado es aceptable, sobre todo cuando la comparamos al resto de Estaduales. 

En cuanto a audiencia televisiva la edición de 2015 batió records pese a que la final (ambos partidos) entre Palmeiras y Santos no fue el partido más visto. Las semifinales entre Palmeiras – Corinthians, el clásico del estado, registró la audiencia más alta (31 puntos en IBOPE) y en media la fase final tuvo una audiencia media de 21,5 puntos, algo por debajo de 2013 (22 puntos) y 2011 (26,75 puntos). Podemos concluir que el Campeonato Paulista sigue estando estable, y la fase final suele igualar o incluso superar las marcas del Brasileirão.

El resto sufren una importante crisis

Sin embargo, el resto de Campeonatos Estaduales sufren crisis importantes, poca audiencia televisiva, nivel desparejo entre los equipos grandes, poca asistencia y por lo tanto dificultad para sobrevivir.

El Campeonato Carioca sufre de la falta de competitividad, pese a tener cuatro grandes como en el Campeonato Paulista, el resto de los equipos están a años luz. En São Paulo hay equipos de nivel medio que pueden llegar a dar la sorpresa como son la Ponte Preta (Serie A), Bragantino (Serie B), Ituano (campeón 2014) y en su dia Guaraní y Portuguesa, pero en Rio de Janeiro la competitividad es menor. La afluencia media de público del Campeonato Carioca en 2014 fue de 2,828 personas (un 8% de la capacidad), muy por debajo de las 5,675 personas (un 24% de la capacidad) del Campeonato Paulista. En cuanto a audiencia IBOPE, la media de la fase final superior que en Sao Paulo (el Vasco – Botafogo obtuvo 30 puntos en el IBOPE) pero un punto en Rio equivale a menos personas que en São Paulo (1 punto SP: 67,113 casas; 1 punto RJ: 42,292). Por lo tanto:

Final Carioca: 1,691,680 personas

Final Paulista: 1,812,051 personas

Pese a que la audiencia es similar, la diferencia es fuera de Brasil. El Campeonato Paulista percibe ingresos por venta de derechos televisivos a más de 40 paises. El Campeonato Carioca a penas se puede ver fuera de Brasil.

El Vasco se proclamó campeón del Carioca 2015 ante un abarrotado Maracaná, único dia a lo largo del campeonato que el estadio se llenó.

El Vasco se proclamó campeón del Carioca 2015 ante un abarrotado Maracaná, único dia a lo largo del campeonato que el estadio se llenó.

El Campeonato Mineiro sufre aun peor resultados, igual que el resto de campeonatos que tienen a grandes clubes (Gaucho, Paranaense, Baiano, etc.). Su mayor deficiencia es la diferencia en nivel entre los dos equipos “grandes” y el resto de los equipos que participan en el estadual. El Campeonato Mineiro tuvo una asistencia media de 4,257 personas en 2014. El Campeonato Gaucho, con Inter y Gremio, tuvo una asistencia media de 2,379 personas en 2014 (capacidad al 12%). En el Campeonato Baiano tan solo cuatro partidos atrajeron a mas de 10,000 personas durante todo el torneo. El quinto mayor público fue un 8,000 personas en toda una semifinal y en un estadio Mundialista. Sobra puntuar que ninguno de estos Campeonatos reciben ingresos televisivos fuera de Brasil.

La conclusión es que el sistema de estaduales debe cambiar. Su falta de interes fue ilustrada por DF Supersportes con esta imagen que refleja que la media de público de los estaduales brasileños es inferior a la de ligas de Tailandia, la cuarta división de Inglaterra e incluso la liga de Chipre.

Fuente: DF Superesportes

Fuente: DF Superesportes

De ahi el nacimiento de la nueva liga Brasileña

En 2014, el Flamengo fue responsable del 42% de la audiencia del Campeonato Carioca. Un dato significativo cuando participaron 16 equipos en la competición.

El poder de los grandes clubes como Flamengo debería significar mayores ingresos televisivos para ellos, pero los campeonatos estaduales, por su estructura y calendario, son poco apetecibles para los patrocinadores y las grandes empresas que quieren publicitar en la televisión durante el torneo. Por lo tanto las cadenas como Globo no necesitan/pueden pagar tanto por los derechos televisivos de la competición y los clubes sufren menores ingresos.

Los mayores clubes de los estados del Sudeste de Brasil (la parte económicamente más avanzada del país), con excepción de São Paulo, se quieren juntar para organizar una nueva liga que se dispute al mismo tiempo que los estaduales, sería la Liga Sul-Minas-Rio con participación de estos 13 clubes:

  • Cruzeiro
  • Atlético-MG
  • Grêmio
  • Internacional
  • Coritiba
  • Atlético-PR
  • Joinville
  • Avaí
  • Figueirense
  • Criciúma
  • Chapecoense
  • Flamengo
  • Fluminense

No sorprende la no participación de Vasco y Botafogo ya que tienen un nexo importante con la Federación Carioca (RJ) de Fútbol que organiza el Campeonato Carioca.

Lo importante de esta liga es que el poder residiría en los clubes, y por primera vez la CBF no tendría el poder absoluto. Hay que recordar que, contrariamente a las ligas Europeas, en Sudámerica la mayoría de las ligas son gobernadas por las federaciones de fútbol que también organizan las copas y el equipo nacional. Así, en Brasil la CBF es la “dueña” de la Liga (Brasileirão), la Copa (Copa do Brasil) y del equipo nacional. Cualquier empresa que quiera asociarse al fútbol a nivel nacional, solo puede hacerlo a traves de la CBF, no hay prácticamente ninguna otra alternativa.

La nueva Liga Sul-Minas-Rio podría vender sus propios patrocinios y firmar sus propios contratos televisivos. Con un nivel sobre el terreno de juego superior al de todos los estaduales, conseguiría ser lo más próximo al Brasileirão y si a ello le añadimos un sistema de playoffs (mata-mata) que consigue mayor audiencia, esta liga está destinada al éxito.

La CBF por primera vez ve una amenaza a su poder y está intentando bloquearla, pero la liga quiere arrancar ya en 2016 con 10 equipos (dos de cada estado) y con 8 jornadas. La liga busca un CEO, pero mientras tanto el presidente es el del Cruzeiro, Gilvan Tavares. El propio Tavares ha dicho que la idea es “ser el próximo organizador de la Liga de Brasil, como se hace en Alemania, Italia, España, Inglaterra”

Será esta nueva liga, como en su día lo fue el Torneo Rio – Sao Paulo, el predecesor de una “Premier League” Brasileña? 

Momento en que la nueva Liga Sul-Minas-Rio fue fundada en las oficinas del Flamengo (Septiembre 2015)

Momento en que la nueva Liga Sul-Minas-Rio fue fundada en las oficinas del Flamengo (Septiembre 2015)

 

 

Sobre El Autor

Rodrigo Lacal

Rodrigo nació en Buenos Aires y ha vivido en mas de 10 países. Licenciado en Gestión Deportiva por la Universidad de Loughborough en Inglaterra y Masters en Negocio del Deporte en la Universidad de Nueva York (NYU) EE.UU. Reside en Nueva York y es un fiel seguidor del fútbol de Brasil, Argentina y EE.UU. Enamorado de la Copa Libertadores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario