Mexico se proclamó en Filadelfia campeón continental por décima vez en su historia, consiguiendo así su séptima Copa Oro. El equipo dirigido por Miguel Herrera se impuso ante una Jamaica que tan solo intimidó en los primeros minutos. Esta Copa Oro 2015 será recordada como la Copa Oro de los escándalos arbitrales, en su mayoría a favor de México como la propia CONCACAF reconoció tras el partido de semifinal entre Panamá y México. Sin embargo, esta edición de la competición más importante de esta región cierra con varias conclusiones, entre ellas la más importante es la dependencia económica en México que existe en la propia CONCACAF. ¿Se puede explicar la victoria de Mexico a través de un análisis económico? ¿Adulteró la CONCACAF la competición para sacar la mayor tajada económica?

585,962 personas han visto la Copa Oro 2015 en directo dentro de los estadios. La media de público ha sido de 41,854 personas por partido

La CONCACAF ha seguido con el modelo de anteriores ediciones, el modelo de “doubleheaders” en el que, para evitar dar la sensación de vacío, se disputan dos partidos en un mismo estadio con tan sólo una hora de diferencia entre la finalización del primer partido y el comienzo del segundo partido. Con ello, selecciones que no cuentan con aficionados numerosos en el pais sede, EE.UU, no han disputado partidos en estadios vacíos y por lo tanto la sensación para el telespectador es mas positiva. Esto último es un detalle importante para el seguidor del fútbol en este país, acostumbrado a ver los partidos de la Liga Inglesa, la Champions League y últimamente tambien, la Major League Soccer que se disputan con las gradas abarrotadas de aficionados. En cierta parte, es un modelo que suele funcionar, aunque el primer partido de cada “doubleheader” sigue sin atraer a la mayoría de los aficionados que acuden al estadio para el que suele ser el partido estrella, han sido varios los que, con hambre de fútbol, han llegado pronto a los estadios para así disfrutar del primer partido y empezar a palpitar el segundo. Además, con este modelo, las estadísticas de asistencia de publico son más favorables para CONCACAF ya que no están obligados a dar el número de personas que asisten al primer partido (las entradas se venden por doubleheaders y no por cada partido). Por lo tanto, la asistencia más pobre de la Copa Oro 2015 (sin contar el partido por el tercer puesto) fue de 16,674 personas que acudieron a los partidos de Jamaica 1-0 El Salvador y Canada 0-0 Costa Rica. 

El poder del “TRI” 

En 2012 se efectuó el censo de población de EE.UU más reciente con el resultado de un record de 33,7 millones de personas con origen Mexicano, entre ellas 11,4 millones nacidos en el propio Mexico y 22,3 nacidos en EE.UU pero que se identifican como personas de origen Mexicano. El poder adquisitivo y la pasión por el fútbol de este sector demográfico es prácticamente inigualable, tanto que la propia Federación Mexicana de Fútbol (FMF) disputa un minimo de cinco partidos amistosos por año en EE.UU, vende patrocinios a empresas para los derechos del equipo de México en EE.UU (hasta tal punto que el equipo de Mexico tiene dos bancos como patrocinadores, Banamex en Mexico y Wells Fargo en EE.UU) y hasta permite a las cadenas de televisión con derecho a emitir sus partidos la doble realización, es decir, las cámaras de la señal de la televisión en México emiten desde un lado del terreno de juego y las cámaras de la señal de la televisión en EE.UU (por ejemplo Univisión cuando retransmite un partido de Mexico) emiten desde el otro lado para así poder vender espacio publicitario en las vallas digitales de los dos lados de la frontera. 

La CONCACAF no quiere quedarse atrás, y a sabiendas de la expectativa que genera siempre México, seleccionó los estadios con mayor capacidad para poder sacar mayor tajada con las ventas de entrada. Así, México disputó sus partidos de grupo en estadios de fútbol Americano, el Soldiers Field de Chicago (sede de los Chicago Bears), el University of Phoenix Stadium en Arizona (sede de los Cardinals) y el Bank of America Stadium en Charlotte, NC (sede de los Carolina Panthers). Gracias a esos tres partidos, la CONCACAF ya consiguió atraer a 172,859 personas para una media de más de 57,000 personas por partido.

Si comparamos esta cifra con el resto de partidos nos damos cuenta de la importancia de México para la Copa Oro. Por ejemplo, en el Grupo B donde participaron Costa Rica, Canadá, Jamaica y El Salvador, la asistencia total fue de 61,339, prácticamente un tercio de la asistencia a los partidos de México. En el grupo A, con el anfitrión EE.UU participando, la CONCACAF, sabedora de la poca demanda por la selección de fútbol y con miedo de que un estadio donde participe EE.UU no lo venda todo, eligió mercados donde el soccer es un deporte popular pero estadios de futbol en vez de los estadios de fútbol americano que existen en esas mismas ciudades. Por ejemplo, el primer partido entre EE.UU y Honduras se disputó cerca de la ciudad de Dallas en el estadio del FC Dallas, con capacidad para 22,357. Es cierto que se vendió todo, pero con total seguridad no se hubieran vendido más de 40,000 entradas si se hubiera disputado en el AT&T Stadium de Dallas, donde caben 80,000 personas. Lo mismo ocurrió en Kansas City, disputandose el EE.UU – Panamá en el estadio del equipo de la MLS el Sporting Kansas City, en vez de en el estadio de los Kansas City Chiefs.

Los resultados hablan por si solos. el 67% de las 585,962 personas que acudieron a un estadio durante la Copa Oro, lo hicieron para presenciar al equipo de Mexico. 

Pero la CONCACAF no solo saca tajada de la mayor asistencia de público Mexicana. A dia de hoy todo tipo de competiciones depende, por encima del resto, de los beneficios que saca por los derechos de televisión, y en esta Copa Oro se ha demostrado que la selección Mexicana es la que manda en cuanto a audiencia. Los derechos de televisión para la Copa Oro 2015 fueron vendidos a Fox Sports (para emitir en inglés) y a Univisión (para emitir en español) y a lo largo de la competición la audiencia ha sido superior para los partidos de México en Univisión que para los partidos de EE.UU en Fox Sports 1, lo que significa que Univisión ha podido recaudar más por publicidad durante los partidos.

Por ejemplo, el dia de las semifinales que EE.UU enfrentó a Jamaica y México a Panamá, la audiencia del segundo partido fue muy superior a la del primero:

  • México: 4,4 millones de personas vieron el Panamá – México por televisión en Unimás/Univision Deportes a las que hay que sumar 287,000 personas que lo vieron en inglés por Fox Sports 2. El total: 4,7 millones de personas vieron el partido
  • EE.UU: 1,2 millones de personas vieron el partido de EE.UU y Jamaica por Fox Sports 1 y 700,o00 personas lo vieron por Unimás/Univision Deportes. El total: 1,9 millones de personas.

Es decir, que en el pais sede de la Copa Oro, los partidos con mayor audiencia no fueron los del anfitrión, sino los de México. Si a estas cifras le sumamos la audiencia que México recibió en su propio país entendemos el porque de la dependencia que tiene la CONCACAF. Si México no hubiera pasado de los cuartos de final, varios millones de dólares se hubieran quedado también en el camino.

Te preguntamos, deja tu respuesta en la sección de comentarios:

¿Adulteró la CONCACAF la competición, ayudando a México a llegar a la final, para sacar la mayor tajada económica?

Miguel Herrera

Sobre El Autor

Rodrigo Lacal

Rodrigo nació en Buenos Aires y ha vivido en mas de 10 países. Licenciado en Gestión Deportiva por la Universidad de Loughborough en Inglaterra y Masters en Negocio del Deporte en la Universidad de Nueva York (NYU) EE.UU. Reside en Nueva York y es un fiel seguidor del fútbol de Brasil, Argentina y EE.UU. Enamorado de la Copa Libertadores.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

  1. Alberto Zaragoza
    Alberto Zaragoza

    Creo que es evidente el fáctor México en la semifinal ante Panamá, todavía más con los datos y análisis que nos muestra Rodrigo.

    El ‘Tri’ es a día de hoy la única selección del mundo que llenaría el estadio con su gente juegue donde juegue, el bombón es claro para la CONCACAF y no podía permitirse una final entre dos selecciones de un tirón continental e internacional muchísimo menor.

    Pese a que todo estaba ya vendido, el aforo se hubiese resentido, ya no había ‘doubleheaders’ y la audiencia televisiva iba a ser considerablemente inferior.

    En el futuro de una u otra forma creo que la moneda caera del lado equivocado para México, se gana y se celebra, pero a mi modo de ver ha sido muy correcto el comportamiendo de la prensa y el aficionado mexicano. Repudiando el triunfo ante Panamá y admitiendo el funesto arbitraje, hoy por curiosidad escuché distintos medios mexicanos y la opinión general es que la victoria de ayer más que del país ha sido una victoria personal de un ‘Piojo’ Herrera que parece está a otra cosa ya…

Hacer Comentario