Si bien Bolivia se alzó con la Copa América en 1963, pensamos que ha sido otro el momento histórico más importante en la historia de la Verde nacional disputando este torneo continental. Luego de una clasificación meritoria a un mundial (EEUU 94), la Federación Boliviana de Fútbol buscó confirmar la buena imagen de años pasados organizando su propia Copa América. Bolivia traía a su territorio una Copa que no albergaba desde hace 34 años. La Copa América de 1997 representaría la cúspide del juego de una generación repleta de talento y al mismo tiempo el fin de una era inolvidable del fútbol nacional. El año 1997 marca la ecatombe del fútbol boliviano en todas sus categorías. De allí en adelante, el fútbol de Bolivia entraría en lo que van casi 20 años de crisis institucional.

Bolivia recibió a 11 selecciones en el 97, que salvo Argentina, disputaron el torneo con todo su potencial, en especial Brasil[1]. Ese equipo brasilero contaba con todas sus estrellas, incluyendo al Fenómeno Ronaldo. El conjunto nacional también tenía en sus filas a próceres de la clasificación a EEUU 94, como lo eran Marco A. “El Diablo” Etcheverry, Julio Baldivieso, Erwin “Platini” Sánchez, Milton Melgar, Vladimir Soria, el portero Carlos Trucco, Marco Sandy, Luis H. Cristaldo y Ramiro Castillo, entre otros. Sin Xabier Azkargorta al mando de la selección, las riendas del equipo quedaron en las manos hábiles de su segundo al mando, el español Antonio López Habas, ex-jugador del Atlético de Madrid.

La Bolivia de 1997 plagada con estrellas

La Bolivia de 1997 plagada con estrellas

Bolivia fue de menos a más en la Copa, venciendo todos sus partidos en La Paz (menos la final). Fue memorable el partido de semifinales contra México en el Hernando Siles, equipo que desde el inicio del cotejo puso a Bolivia bajo la cuerdas. Bolivia iba perdiendo muy temprano en el partido hasta que entró Milton Melgar a cambiar el ritmo del juego. Erwin Sánchez y Jaime Moreno se encargarían de superar la portería de Adolfo Ríos y así darle a la Verde el pase a la final con Brasil. Bolivia jugaba su primera final internacional en la era moderna de este deporte enfrentando a un plantel que a la postre conformaría más del 80% de la canarinha en Francia 98. Brasil salió en la final con Taffarel en el arco; Cafú, Goncalvez, Aldair y Roberto Carlos en defensa; Dunga, Flavio Conçeicao (Ze Roberto), Denilson y Leonardo (Mauro Silva) en el medio campo; Ronaldo y Edmundo (Paulo Nunes) en ataque; todos bajo la dirección de Mario “Lobo” Zagallo”[2]. El resultado final lo conocemos (1-3).

Esta Copa América significó mucho más que un torneo para Bolivia; fue la oportunidad de demostrarle al continente y al mundo que en un país en desarrollo existían la condiciones para organizar un mega-evento deportivo de principio a fin sin tener que invertir demasiado dinero en infraestructuras y construcción de escenarios. Los cuatro o cinco estadios principales del país solo necesitaron de renovaciones de graderías (en cada uno cabían más de 20,000 personas) y de terreno de juego. Por otro lado, Bolivia le demostró al mundo que equipos grandes del continente podían competir en diferentes topografías e igualmente lograr triunfos. La victoria de Brasil sobre Bolivia en La Paz fue incontestable. Se trataba de la oportunidad idónea para establecer un precedente ante la FIFA y diferentes actores del deporte internacional que el fútbol en altura hace parte de este país y que el veto tenía lugar a gran objeción por parte de países que decidían disputar partidos a más de 2,500 metros de altura.

A pesar de la derrota en cancha y del llanto de los bolivianos, la Copa América 1997 en Bolivia fue un motivo de enorme alegría para una sociedad que pensaba que su fútbol se regeneraría y que el ejemplo transmitido por aquella camada de jugadores contagiaría a talentos por venir. Infelizmente para Bolivia, la Federación Boliviana de Fútbol junto al resto de las máximas instituciones del balompié nacional no aprovecharon tal momento para establecer estructuras que permitiesen realizar un trabajo serio en divisiones inferiores. De tal forma, el fútbol boliviano caería en un pozo del cual no ha podido salir hasta hoy.

[1]   Historia del Fútbol Boliviano , Carlos D. Mesa Gisbert y Borja Mesa

[2]  Historia del Fútbol Boliviano, Carlos D.Mesa Gisbert y Borja Mesa

Sobre El Autor

Francisco Sanjines
Colaborador

Boliviano-Estadounidense apasionado por el deporte rey en Latinoamérica. Egresado de la Universidad de Nueva York (NYU) en materia de negocios y gestión del deporte. Francisco es conocedor del fútbol de "altura" y desea darle un enfoque distinto a la cobertura de la realidad futbolística de la región andina de Sudamérica.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario