El jueves comenzará en el Estadio Monumental a las 21:00 de Buenos Aires el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores y el segundo de la trilogía que tiene en vilo al país porteño entre River Plate y Boca Juniors.

El primero se lo llevó el conjunto Xeneize por la undécima fecha del Torneo de 30 clubes con goles de Cristian Pavón y Pablo Pérez, quienes ingresaron en el segundo tiempo desde el banco de suplentes y en los últimos 10 minutos liquidaron el match a su favor.

He aquí una de las mayores virtudes de Rodolfo Arruabarrena y de un plantel que ratifica en cancha lo que a priori era obviedad: Boca posee el mejor plantel del Fútbol Argentino.

El técnico es gran responsable del presente de su equipo (líder en fase de grupos de la Libertadores y en la misma condición en el campeonato local) y de llevar de la mejor manera un vestuario que como es lógico cuenta con “estrellas” que no son nada sencillas de tratar.

Sin ir más lejos, en los últimos años, siempre estuvo en boca de todos, vaya la paradoja, el relacionamiento de los miembros del plantel xeneize. La presencia de Juan Román Riquelme despertaba rispideces y en más de una ocasión se mencionó el famoso “Bocabaret” nacido en los años 90.

La unión y la “buena onda” parece reinar y siempre éstas tienen como consecuencia la fortaleza. En las redes sociales se puede observar que todos tiran para el mismo lado con todo lo que ello conlleva en un deporte en el cual la psicología y el estado mental son más que influyentes en el año.

Como es lógico, lo que sucede dentro del terreno de juego es lo que importa y todo lo demás quedará a un lado cuando el balón comience a rodar en Núñez en lo que serán los primeros 90 minutos de los 180 que restan.

En la ida, Boca será visitante a 24 horas del match, Arruabarrena aún no ha definido el equipo. No obstante, en la defensa habrá dos variantes previsibles que serán Marco Torsiglieri por Guillermo Burdisso y Nicolás Collazo por Luciano Monzón.

Una de las claves principales en un encuentro mano a mano de Libertadores es marcar un gol de visita que te permita en caso de igualdad de puntos, definir por tantos. Para ello, el Vasco cuenta con jugadores veloces para el contragolpe como Carrizo, Martínez, Chávez y aparentemente el juvenil Calleri, quien le estaría ganando el terreno nada menos que a Osvaldo.

Al  ex centro delantero de All Boys, le sienta bien el hecho de jugar de visitante. Sin ir más lejos, por esta misma competencia, cosechó dos goles en el mítico Estadio Centenario ante Montevideo Wanderers por la fase de grupos.

Por sus características, Calleri puede ser un factor decisivo en el Monumental.

Por sus características, Calleri puede ser un factor decisivo en el Monumental.

El gran favorito a clasificar es la azul y oro por varios factores:

1. Anímico

Viene de vencer a River en La Bombonera 2 – 0 y como dijo Osvaldo entrarán al terreno de juego más felices. Los tres puntos lo depositaron en la punta del torneo.

Por el otro lado, la hinchada riverplatense, que colmará su escenario, no tendrá la misma paciencia para con sus jugadores que si no hubiesen caído el pasado domingo. Una falla tempranera de cualquier jugador podría generar murmullos y pasado los minutos desesperación que se trasladará al campo de juego.

2. Deseo de revancha

Boca desea fervorosamente recuperarse de una eliminación de la Copa Sudamericana en manos de La Banda en las semifinales de la competición mencionada en 2014.

3. Mejor plantel

Como se mencionó, el entrenador de La Ribera cuenta con un plantel numeroso en el cual puede optar por utilizar distintas tácticas dentro de los 90 minutos, y más teniendo en cuenta que desde el banco de suplentes triunfó el pasado domingo.

Existe también una merma en el rendimiento de muchos jugadores de River. La defensa no ofrece las mismas garantías que el pasado semestre, la mitad del terreno no muestra la presión y el vértigo desplegado en la Sudamericana y Teófilo Gutiérrez deberá comenzar a demostrar  su categoría en los partidos importantes.

4. Antecedentes positivos por Libertadores

River y Boca se enfrentaron 3 veces en un mano a mano por dicha competición y todas fueron triunfos xeneizes. La última fue en el año 2004 por penales en el Monumental, quedando en la retina de todos los hinchas millonarios.

Conclusión 

El fútbol es el deporte más impredecible de todos y por tal motivo despierta la euforia y tantos adeptos. Una expulsión tempranera, un yerro defensivo o una jugada individual monumental puede cambiar cualquier trámite.

A pesar que Boca sea el favorito por sus 18 puntos y por haber triunfado en el primer encuentro de la trilogía de mayo en Argentina, enfrente tendrá un rival histórico de categoría que está herido, y querrá recuperarse nada menos que ante su enemigo de todas las horas.

Sobre El Autor

Leandro Geriboni
Colaborador en Uruguay

Leandro Geriboni. Montevideo, Uruguay - 25 años. Periodista Deportivo

Artículos Relacionados

Hacer Comentario