En cotejo disputado ayer, Houston Dynamo le sacó un empate a New York City FC en el estadio de los Yankees (1-1). Se trata del primer enfrentamiento entre estas escuadras en lo que va de la MLS.  El Dynamo fue el equipo que presentó un despliegue colectivo mejor organizado en primera mitad, marcando el gol de la apertura mediante el delantero Will Bruin. Houston hasta pareció jugar de local ante un plantel que no conoce la victoria desde hace 11 fechas. Las más de 26,000 almas que alentaron anoche al plantel celeste del Bronx presenciaron esporádicos intentos de gol de su equipo, a no ser de dos o tres ocasiones claras sobre el final del partido que fueron estupendamente controladas por el portero Tyler Deric del Dynamo. El penal de la igualdad llegó justo sobre el final de la primera parte por vía de David Villa, un capitán que todavía no encuentra la forma de contagiar su ímpetu goleador al resto de sus compañeros. Las estadísticas muestran claramente que NYC FC recibe goles en los primeros treinta minutos de partido y que el porcentaje de posesión de balón disminuye en segunda mitad. Por su parte, el Dynamo está recobrando fuerza en la recuperación del balón y el contraataque en condición de visitante luego de un traspié ante LA Galaxy en la fecha anterior. Gran parte de este esfuerzo es llevado a cabo por exponentes del fútbol centroamericano.

Houston juega su décima temporada de liga este año y ya cuenta con un palmarés más que envidiable, habiendo ganado dos Copas MLS de cuatro disputadas.  El club cuenta en papel con un plantel nutrido en todas sus líneas, mezclando experiencia con nuevo talento. Sin duda alguna, la llegada de DaMarcus Beasley (proveniente de Puebla F.C.) ha aportado profundidad en el juego de un equipo con potencial en mediocampo y ataque.  Justamente, es este mediocampo del cual les comentamos en esta ocasión, notablemente de sus tres jugadores internacionales hondureños: Boniek García, Luis Garrido y Alexander López.

La hinchada del NYCFC no logra festejar desde hace 11 fechas

Los Catrachos Tejanos

La prensa estadounidense del soccer está tomando interés en estos jugadores por su entrega evidente en el campo de juego. Estos catrachos no sólo tienen experiencia internacional tanto en clubes como con su selección – en  juveniles y en la mayor -, sino que están ganando minutos en Houston por ser considerados como esenciales para marcar las pautas y ritmo de un partido. El mismo técnico del equipo, el escocés ex – entrenador de Wigan Athletic de Inglaterra, Owen Coyle, considera a Luis Garrido como un “game changer” (el que influye en el resultado del juego). Garrido (24), un mediocampista defensivo tenaz, se encargó de neutralizar a máximos exponentes de clubes rivales en la MLS, como lo son Diego Valeri de Portland Timbers, Sebastian Giovinco de Toronto FC, Robbie Keane del Galaxy y anoche, en cierto grado, controlando la creación de Villa y Diskerud en el ataque de NYC FC. Coyle ven en Garrido un jugador con mucho potencial, al igual que sus compatriotas, que sin embargo debe canalizar esa mentalidad guerrera y carácter impulsivo de forma tal que beneficie tanto a su equipo como a su propio desarrollo en el Dynamo.  Proveniente del Club Deportivo Olimpia de Tegucigalpa, la institución de fútbol más laureada de Honduras (i.e. 29 títulos nacionales), Garrido fue parte de su seleccionado nacional en la Copa del Mundo 2014, habiendo disputado 11 de 16 partidos clasificatorios rumbo a aquella cita en Brasil.

Robbie Keane del LA Galaxy sufre la marca incesante de Luis Garrido

Garrido habla sobre la actualidad del Dynamo y lo que se viene en Copa de Oro:  

El trabajo de marca y recuperación de Luis Garrido alimenta en la creación a Boniek García (30) y Alexander López (22). No obstante, a pesar de que estos catrachos ocupan ambas bandas en el mediocampo naranja y tienen proyección en ataque, han recibido la confianza de Coyle debido al compromiso de contribuir al plantel con rigores defensivas. La adaptación de López en la banda izquierda del Dynamo es característica de la transición que deben vivir muchos jugadores extranjeros al estilo de juego en la MLS. Para ganarse un lugar en el onceno titular, es claro que se debe subir y bajar; el puesto creativo en el campo y la habilidad de dirigir el ataque son insuficientes. Dynamo trajo a Alexander con expectativas altas debido a la reputación que se labró en el C.D. Olimpia y en la selección mayor durante la Copa de Oro en 2013 llegando a una semifinal. Se lo conocía por su buena técnica, habilidad de ejecutar pases precisos y dirigir el ataque. Sin embargo, desde su incorporación al plantel de Houston, López ha tenido que justificar cada centavo del millón de dólares que costó su transferencia. Con una asistencia de gol en 21 partidos desde 2013, Alexander López recién está consiguiendo un cierto nivel de constancia gracias a la decisión de Coyle de apostar por el talento de estos hondureños.

Oscar “Boniek” García, el tercer mosquetero catracho del Dynamo, es el que trae más experiencia a la mesa, habiendo disputado 76 partidos con el equipo desde su llegada en junio de 2012, así como sus 97 participaciones con Honduras. García, segundo Jugador Franquicia del Houston Dynamo en la historia del club, se desempeña por la franja derecha del campo, es el complemento perfecto a la zurda del capitán Brad Davis en mediocampo y el relevo en ofensiva de Will Bruin. Boniek, quien adoptó como apodo el nombre del ex-jugador polaco de la Juventus de mediados de la década del ochenta (Zbigniew Boniek), llegó del Olimpia de Honduras en junio de 2012 no sólo con la expectativa de ganarse un puesto en el equipo, sino también de cambiar de estilo de vida en un país que ofrece al jugador hondureño oportunidades para desarrollar su potencial y una vitrina hacia el mundo del fútbol de alto rendimiento.  A lo largo de las tres últimas temporadas, García se ha consolidado en el equipo por su despliegue por la banda derecha, puesto que también ocupa en la Selección Honduras. De igual forma, ha tenido que adaptarse al dispositivo táctico cambiante de Owen Coyle, desempeñándose hasta de acompañante del internacional jamaiquino, Giles Barnes, en delantera. Para muchos hondureños, las ofertas de clubes de la MLS representan la única carta de salida de su país de origen, por lo que esta adaptación no se trata de una mera opción sino de una obligación.

Boniek jugó los tres partidos de Honduras en la Copa del Mundo 2014

Copa de Oro CONCACAF

Honduras clasificó milagrosamente a la Copa de Oro de este año que se jugará en Estados Unidos y Canadá del 7 al 26 de julio.  El equipo catracho le dio vuelta al marcador, imponiéndose 4-3 a Guyana Francesa en el global del repechaje por el último boleto al campeonato regional de selecciones.  Ahora integra el Grupo A de la Copa, con Estados Unidos, Panamá y Haití. Será la sexta vez consecutiva que Honduras disputa el torneo, una selección que sin duda alguna ha vivido los mejores cinco años de su historia, con dos participaciones consecutivas en Copas del Mundo (2010 y 2014) y un más que respetable paso por los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde cayeron en cuartos de final con Brasil (2-3). La selección mayor mantiene su base cosechando en los equipos juveniles, con jugadores como Garrido y López como exponentes interesantes, que estuvieron en los Mundiales Sub 17 de Corea del Sur 2007 y Nigeria 2009 respectivamente.

A pesar de no contar con figuras en la élite del deporte rey, Honduras ha logrado algo que muchos otros países sudamericanos (caso Bolivia y Perú) con mayor tradición futbolística quisieran emular: la apuesta por el trabajo sistemático y organizado en divisiones inferiores que expone a sus jugadores al roce con talento de selecciones poderosas internacionales.  El técnico de la Selección de Honduras, Jorge Luis Pinto, dio a conocer la lista de jugadores convocados para los tres partidos que sostendrá ante El Salvador, Paraguay y Brasil, de cara a la Copa Oro. En ella entran Boniek García y Luis Garrido. Pareciera ser que muchas franquicias de la Major League Soccer han encontrado en Honduras y otros países centroamericanos una fuente de talentos que aspiran a algo más que participaciones en torneos y competencias, aspiran a materializar esa mentalidad tenaz y capacidad de adaptación en resultados positivos y grandes logros.

Los catrachos tuvieron un rendimiento notable en Londres 2012

Sobre El Autor

Francisco Sanjines
Colaborador

Boliviano-Estadounidense apasionado por el deporte rey en Latinoamérica. Egresado de la Universidad de Nueva York (NYU) en materia de negocios y gestión del deporte. Francisco es conocedor del fútbol de "altura" y desea darle un enfoque distinto a la cobertura de la realidad futbolística de la región andina de Sudamérica.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario