El fútbol en Guatemala sigue existiendo hoy en día, debido a sus inicios burocráticos y faltos de seriedad a la vez. Hablar de jugar al fútbol en los principios del siglo pasado en el primer país de la América Central, traduce a las grandes entidades públicas, privadas y políticas convertidas en equipos de fútbol profesional. El Ministerio de Comunicación, con su club Comunicaciones; la Tipografía Nacional con su homónimo cuadro; el Ejército con su entrañable Aurora FC; la cementera más fuerte, con su Cementos Novella; y claro, la Municipalidad capitalina, con su Municipal.

El actual Club Social y Deportivo Municipal nació de esa antigua tradición de darle fútbol a las grandes entidades. El hoy conjunto rojo, nació en un lejano abril de 1936, cuando un grupo de trabajadores municipales terminó su jornada laboral jugando al fútbol. 79 años después, hablar de Municipal es hablar de títulos, de grandes proezas en los años setenta, de una generación brillante en los dos miles y de un cuadro, acostumbrado a ser protagonista en un país donde rojos y cremas gobiernan a su parecer el balompié.

El Municipal daría sus primeras patadas profesionales en la extinta Liga Capitalina, donde en su primer año, 1938, alcanzaría la final, cayendo ante el gigante de aquella época: el Tipografía Nacional. La transición de Liga Capitalina a Liga Nacional fue lo mejor que le pudo ocurrir a los rojos, que alcanzaron cinco finales consecutivas, logrando tres títulos, en la última, logrando el título en uno de los primeros duelos ante su acérrimo rival, el Comunicaciones. El fútbol guatemalteco tenía otro gigante, vestía de rojo con ribetes grises, tenía un equipo envidiable, con un delantero de época, de cepa, como históricamente ha tenido siempre: Carlos Pepino Toledo se apuntó los cuatro primeros cetros de máximo goleador. Manuel Felipe Carrera dirigiría a los escarlatas a ganar tres títulos de Liga, es por ello que el estadio donde hoy juega el Municipal lleva el nombre de Don Meme, siempre acompañado de la palabra El Trébol, por su ubicación geográfica.

Tras su nacimiento en la década de los treinta, el CSD Municipal ha tenido otros dos grandes momentos. Postales históricas que cambiaron para siempre el caminar del fútbol guatemalteco.

Fue en 1974 cuando Municipal se apuntó como el verdadero histórico de Guatemala, venciendo al Transvaal de Surinám para erigirse como el único campeón continental de Guatemala.

Fue en 1974 cuando Municipal se apuntó como el verdadero histórico de Guatemala, venciendo al Transvaal de Surinám para erigirse como el único campeón continental de Guatemala.

Fue en 1974 cuando Municipal se apuntó como el verdadero histórico de Guatemala. Dirigidos por Ruben Amorín, los rojos hicieron cara a la Copa de Campeones de la CONCACAF. Eliminando en la primera de cambios al Marathón hondureño, dejando a otro cuadro hondureño en la segunda ronda como el Motagua y disputando el acceso a la fase final ante el Alianza salvadoreño, los rojos se encontraron con la oportunidad de sus vidas: los clubes mexicanos habían decidido no participar en la máxima cita continental, por lo que el Municipal jugaría la gran final, en un ida y vuelta a jugarse en Ciudad de Guatemala, ambos partidos, ante el Transvaal de Surinám, el actual campeón de CONCACAF.

Los 180 minutos de la final continental se resumen en dos triunfos del Municipal, liderados por un gran José Emilio Mitrovich. Los rojos se apuntaron como el único cuadro guatemalteco en coronarse como campeones de CONCACAF, hasta que cuatro años después, la propia CONCACAF en un descontrol total de su competición, declarara al Comunicaciones campeón compartido.

Con el campeonato continental en la vitrina, Municipal disputó la Copa Interamericana, curiosamente ante el rojo de la Argentina: el Independiente de Avellaneda. En una serie de dos partidos, otra vez disputados en Ciudad de Guatemala, bajo un impresionante marco de público, el Independiente pegó primero con un 0-1. Dos días después, la vuelta, en el Estadio Mateo Flores, vio como Mitrovich daba el triunfo al rojo centroamericano y mandaba a los penales. Las penas máximas no fueron cómplices del cuadro guatemalteco, que mandaron la Interamericana al Libertadores de América.

Las finales continentales quedarían empolvadas cuando en la década siguiente, los ochentas, los rojos pasarían por una crisis que cerca estuvo de mandarlos a la categoría de ascenso. Mejores tiempos vendrían…

municipal actualidad

El pentacampeonato para Municipal dejó una costra en el club. Una costra que hasta hoy se sigue padeciendo, mas con cuatro años por cumplirse sin levantar trofeo

Y así fueron, a pesar de que la década de los noventas fue buena con el otro color de la Ciudad de Guatemala. Los dos miles coronarían al mejor cuadro, al más lleno de mitos y figuras, en la historia del fútbol nacional. Comandados por el actual técnico rojo, Enzo Trossero y con un Juan Carlos Plata en modo máximo goleador de la historia centroamericana, los rojos conquistaron cinco títulos de Liga Nacional de manera consecutiva y un triunfo a nivel centroamericano, en un lapso de tres años. El camino dejó escenas imborrables para la enorme afición roja, que domingo a domingo, disfrutó del pentacampeonato: como una inolvidable final ante el eterno final con marcador global de 9-2.

Sin embargo, el pentacampeonato para Municipal dejó una costra en el club. Una costra que hasta hoy se sigue padeciendo, mas con cuatro años por cumplirse sin levantar trofeo. Municipal está experimentando una metamorfosis que no vio necesaria, hasta que su eterno rival completó la misma. Los rojos hoy por hoy se basan en la mística y presencia de su técnico, el histórico Vikingo Trossero; en su jugador más polivalente, Claudio Albizuris, el único, junto al meta Paulo Cesar Motta, que sobreviven del penta; y de Carlos Ruiz, el último gran goleador del fútbol guatemalteco, su capitán.

Sobre El Autor

Javier Del Cid

Guatemalteco (1995), aspirante a periodista de fútbol. Estudia Ciencias de la Comunicación en la Universidad Rafael Landívar. Le gusta el fútbol de su país, sigue de cerca la Liga Nacional y sus categorías de ascenso. Comentarista de fútbol en Radio Cadena Sonora de Guatemala.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario