En Pared Virtual hemos tenido el placer de poder conversar con Nicholas Llanos, un futbolista con un perfil un tanto especial y es que una persona colombo-croata no es nada común por lo tanto que decir ya de un futbolista que reúne ambas nacionalidades. Actualmente militando en el Hajduk Split de Croacia, hijo de padre colombiano y madre croata, sueña con defender a una selección Colombia Sub-20 que está de dulce y va a disputar el Mundial Sub-20 de Nueva Zelanda.

Agradecer el contacto e información a Juan Pedro Ramírez.

Audio


 


¿Quién es Nicholas Llanos?

Yo nací en Croacia pero mi papá es de Colombia mientras que mi madre es croata. Después de mi nacimiento nos fuimos a vivir a Colombia y una vez allí yo me enamoré del fútbol, desde que tengo memoria recuerdo que mi padre nos llevaba al Pascual Guerrero a ver los partidos del Deportivo Cali y como él era hincha del Deportivo yo sólo por enojarlo me hice hincha del América. Así fue mi estancia en Colombia donde sólo jugaba en el parque y ya pude notar que esto era para mí pero el primer acercamiento ya más estructurado con entrenamiento y partidos fue aquí en Croacia

 ¿Cómo sigues el día a día del fútbol colombiano desde Croacia?

El América ha cumplido 88 años y yo les quiero desear toda la suerte posible para que vuelvan a la primera división y seguir su gran historia.

 ¿Qué diferencias percibes entre el fútbol colombiano y el europeo, en especial el croata?

He tenido muchos problemas con la adaptación de mi estilo al fútbol croata pero he aprovechado mi habilidad y técnica para poder balancear esa dificultad. El fútbol croata se basa en la fuerza y pases en profundidad, debido a esto me ha beneficiado el saber manejar el balón para aprovechar la altura de los jugadores y así enviar buenos balones para que los cabeceen.

^A4DECD3CA5365BACD0DBA01FCB14C09DBEF34C4AB5A3AD86BF^pimgpsh_fullsize_distr

 ¿Cómo te definirías como jugador?

Yo soy un volante central, un diez clásico, me gusta tener el balón y disponer de todo el terreno por delante de mía para repartir balones, encontrar espacios y hacer correr a los delanteros. También me gusta marcar el ritmo y los tiempos del partido, además de patear desde afuera cuando tengo la oportunidad. Brindar espectáculo y recuperar el fútbol arte, quiero y deseo que la gente sienta que los noventa minutos que pasaron en el estadio no fueron una pérdida de tiempo.

Colombia se ha distinguido y está distinguiendo en la actualidad por tener jugadores de grandísima calidad, siendo varios de los más reconocidos jugadores que comparten similitudes contigo. ¿Te ves reflejado en alguno de ellos?

Mi papá admiraba al “Pibe” Valderrama,  cuando yo tenía cinco años y estaba en Colombia me prestó su camiseta para irme a jugar al parque con mis amigos y como era chiquitico y no sabía que significaba aquella camiseta terminé rompiéndola. No me dijeron nada pero vi en los ojos de mi abuelo que estaba triste por ello, al verla así yo la animé diciéndola que no se preocupara porque un día yo iba a regalarle mi número 10 de Colombia. Por eso yo quiero jugar para la selección y darle a mi abuelo lo que le prometí.

 Te ves en una situación polémica al ser croata y colombiano. ¿Has tenido algún contacto con las inferiores de Croacia?

He participado en microciclos con la Sub-15 y la Sub-17 además que estoy en contacto con el seleccionador de la Sub-20 pero como dije yo quiero jugar para Colombia y estoy esperando la invitación. Creo que tengo la ventaja de tener las dos nacionalidades porque en el fútbol he aprendido que se deben aprovechar todas las oportunidades y ventajas, tengo la ventaja sólo me falta la oportunidad. Si Croacia encuentra en mí al sucesor de Luka Modrić no podría decir que no.

La insustituible empanada colombiana

La insustituible empanada colombiana

 ¿Es un sueño ir al Mundial Sub-20 de Nueva Zelanda con la selección Colombia?

Yo no soy el que decide y si Colombia quiere que yo me ponga la camiseta y represente a 47 millones de compatriotas en este Mundial, no habría ser sobre este planeta más feliz que yo. Pero si no se puede yo soy joven y seguiré trabajando cada día más duro para alcanzar ser ese jugador que sueño.

 Viendo el momento que atraviesa el fútbol colombiano y la calidad que atesora el combinado absoluto, Sub-20 y Sub-17. Ser convocado por el “Piscis” Restrepo supondría un enorme honor viendo el potencial del que dispone.  

Les vi jugando en el Sudamericano Sub-20 y les felicito por el segundo puesto conseguido y creo que Colombia tiene con que pelear el título mundial en Nueva Zelanda. Es un equipo con mucho fútbol al cual sólo le falta algo de confianza.

¿Si tuvieras que elegir entre Croacia y Colombia a quien elegirías, Nicolás?

El fútbol es de oportunidades y si me llegan las invitaciones de las dos selecciones yo escogería a Colombia porque quiero jugar para Colombia y es mi sueño ponerme su camiseta.

La familia Llanos representa a Colombia en los Balcanes

La familia Llanos representa a Colombia en los Balcanes

 Vamos a hablar un poco del fútbol croata y es que se ha marchado el técnico del Hajduk Split, Igor Tudor. ¿Cómo ves tus opciones en el equipo con un nuevo técnico?

Igor Tudor fue un entrenador al cual no le gustaba poner a los jugadores de la escuela juvenil y ahora que se fue creo que tengo mi gran oportunidad para mostrar quien soy yo y ganar la invitación para debutar en el primer equipo porque Igor Tudor no creía en nosotros, su marcha es un buen camino para mí.

Surgiste además en una generación muy talentosa de un club llamado Omladinac. ¿Puedes hablarnos de aquella época?

Omladinac fue un club que sacó a un par de jugadores que ya están jugando a nivel profesional y que están en unos clubes grandes. Estamos hablando de Ante Roguljić que juega en el Red Bull Salzburg, Ante Blazević en el KV Oostende de Bélgica, Luka Bogdan en el NK Zavrč de Eslovenia y los hermanos Livaja – Marko y Mirko – que ambos llegaron a estar en el fútbol italiano, Marko actualmente  jugando en el Rubin Kazan de Rusia y Mirko en el HNK Gorica de Croacia.

Esta fue una generación con la que las personas disfrutaban viendo jugar, conseguimos grandes resultados aquí en Croacia incluyendo una goleada que recuerdo con mucho cariño ante el Dinamo de Zagreb del talentoso Halilović.  Pero tras la marcha de varios jugadores llegó el  Hajduk cogió a otros tantos incluyendo a Nikola Vlašić el cual es hermano de una reconocida atleta olímpica – Blanka Vlašić – y el propio club se hundió.

En Omladinac junto a Ante Roguljić y Luka Bogdan.

¿El hecho de que seas colombiano ha repercutido en cómo te ven tus técnicos y compañeros?

Aquí ser colombiano está de moda y después de este Mundial los colombianos son unos de los jugadores que más se buscan en el mercado. Ser colombiano en Croacia me da gusto y es un orgullo representar a un país como Colombia.

¿Cómo ves tu futuro a corto plazo? Varios clubes europeos de importancia te han sondeado.

Yo tengo mi cabeza sobre los hombros, estoy trabajando duro y entrenando cada día más fuerte para lograr algo. Hajduk es un club con gran historia pero no creo que aquí pueda tener mi futuro futbolístico por eso cada día entreno más duro para lograr esa meta.

Llegaste muy joven a Croacia, ¿ te resulto complicada la adaptación al país balcánico?

Llegué con siete años a Croacia y lo que más noté a faltar era la comida, música y la gente porque aquí las personas no son como en Colombia, allí todos están con la sonrisa en la cara y de buen humor mientras que aquí todos están un poco deprimidos y la primera oportunidad que se me presente para ir a Colombia la cojo y me voy para allá porque de verdad me falta y quiero volver a recuperar las memorias que tuve como niño.

¿En el futuro te ves jugando en el fútbol colombiano?

Por ahora no porque creo que el fútbol colombiano no es un buen camino para mi progresión, pero en el futuro claro que me gustaría jugar en Colombia y me gustaría jugar en el América para ayudarles a subir a la primera división si todavía no han llegado.

Muchos te definen como el nuevo Luka Modrić, no es una combinación muy acertada por tus características futbolísticas pero ojalá que tu futuro sea igual de brillante que el de Luka.

Pues sí, lo que yo pienso es que esa comparación con Modrić me llena de orgullo pero creo que tenemos estilos diferentes además de que Luka es un crack y yo todavía estoy construyendo un estilo propio.

Una Respuesta

Hacer Comentario