Esta Copa Sudamericana 2014 está dejando partidos y eliminatorias memorables como si el dios del fútbol quisiera devolvernos las horas perdidas durante el primer semestre futbolistico con una pobre Copa Libertadores. Sin duda el duelo Argentino de hoy ha sido una de las eliminatorias más emocionantes de los últimos tiempos. La afición que acudió a Nuñez confiante y preparada para ver el buen fútbol que despliega el equipo de Gallardo no podia esperar salir del Monumental habiendo asistido una modalidad que fácilmente podría ser olímpica, un híbrido entre fútbol y ping pong que ha deleitado al hincha allá donde estuviera.

Antes incluso de ocupar sus butacas el colombiano Teo Gutierrez consiguió abrir el marcador y parecía sentenciar la eliminatoria tras la victoria de River Plate por 1-2 en La Plata. River, como viene siendo común, no se dio por satisfecho y durante los primeros quince minutos acosó la portería de Hilario Navarro, la poca precisión en el último pase con un Pisculichi apagado y un fallo de Teo en el mano a mano hizo que Estudiantes se mantuviera en la eliminatoria.

A partir de ahi el club de La Plata se creció, entrando por las bandas y haciendo mucho daño a espaldas de Vangioni y Mercado consiguió superar las lineas muy fácilmente. Un insolado Ponzio poco podía hacer para parar las contras del equipo rival, el que si lo hacia era Barovero, muy acertado en varias ocasiones.

Cuando todo el estadio pensaba en el descanso con el 1-0 a favor, apareció Vera totalmente solo en el segundo palo para, de cabeza, igualar el partido y darle un golpe psicológico a River. Descanso, 1-1 y Estudiantes solo necesitaba un gol para forzar los penales.

El golpe psicologico se alargó más allá del descanso. River Plate salió mal parado y defensivamente hacia aguas, tras avisar varias veces Estudiantes consiguió el empate en la eliminatoria de penalti, una pena máxima clara cometida por el arquero de River y que Carrillo definió bien, con potencia en la esquina inferior izquierda del arco de River.

Pero el Monumental lejos de enmudecer, empezó a cantar aun más y a gritos de “vamos River Plate” llevó a su equipo al ataque. Diez minutos más tarde River le dio la vuelta al partido, primero con un gran gol de Rodrigo Mora tras un centro de Pisculichi desde un tiro de esquina, y un minuto más tarde el héroe de la Bombonera, Funes Mori, de cabeza puso el gol de la sentencia.

Así el River más debil defensivamente de la era Gallardo superó una prueba de fuego y llega a unas semifinales de una competición internacional tras mucho tiempo. En esa instancia espera el máximo rival, tendremos un superclásico en una copa internacional por primera vez desde 2004. Aquella vez Boca ganó por penales en el Monumental en la Copa Libertadores. Antes se volvieron a cruzar en 1994 y de nuevo ganó el Xeneize y de penales. ¿Será a la tercera la vencida?

Goles:

1-1

1-2

2-2

2-3

Sobre El Autor

Rodrigo Lacal

Rodrigo nació en Buenos Aires y ha vivido en mas de 10 países. Licenciado en Gestión Deportiva por la Universidad de Loughborough en Inglaterra y Masters en Negocio del Deporte en la Universidad de Nueva York (NYU) EE.UU. Reside en Nueva York y es un fiel seguidor del fútbol de Brasil, Argentina y EE.UU. Enamorado de la Copa Libertadores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario