Cuando escuchamos Trujillo a muchos nos vendrá a la cabeza esa localidad extremeña que es Patrimonio de la Humanidad pero hay Trujillos en Colombia,Venezuela,Honduras… Y la que nos trata está en el Perú que tiene un punto en común con su “tocaya” española y es que cerca de su área metropolitana se encuentra la ciudad precolombina de Chan Chan, también Patrimonio de la Humanidad. Es Perú sin duda un país lleno de detalles e historias por descubrir que lleva mucho tiempo alejado de la élite del continente tanto a nivel de clubes como de selección. La Universidad César Vallejo se presenta como un oasis en el desierto al igual que la selección comandada entonces por Sergio Markarían que logró un tercer puesto en la Copa América de 2011.

Nos situamos en el Estadio Mansiche de Trujillo con un escenario de remontada debido a que en el partido de ida en Medellín se terminó 1-0 con gol de Alejandro Bernal. El equipo peruano dirigido por Franco Navarro fue coherente en su plan, explotando las debilidades de Atlético Nacional gracias a su presión enérgica sobre los defensores, provocando así una falta de fluidez notoria en la salida. Pese a todo los de Osorio conseguían acercarse de vez en cuando a la meta rival gracias a Mejía, Cardona y Sherman Cárdenas junto al trabajo de Bocanegra en los apoyos.

Chiroque fue el mejor por parte del conjunto peruano, en mi opinión uno de los jugadores más divertidos del continente pese a lo “escondido” que está para el espectador en general. Desborde, intensidad y velocidad la que ofrece el peruano que junto a Andy Pando gozó de muchas ocasiones para igualar la contienda.

Pero claro, el portero también juega y vamos si jugó. Franco Armani fue la figura del encuentro y una vez más sacó las castañas del fuego al verdolaga paisa. Reflejos, seguridad aérea, posicionamiento y compostura en la portería son palabras que tratan de describir la heroicidad del meta argentina en Trujillo. Y es que con un conjunto colombiano que no sabe ofrecer una salida en corto limpia y fluida con relativa comodidad por las piezas de las que dispone se pueden imaginar lo que fue el encuentro en general por parte del conjunto peruano en cuanto su presión funcionaba.

Pero Atlético Nacional puede presumir de tener entre sus filas a dos de los mayores talentos en activo del continente. Edwin Cardona y Sherman Cárdenas son lo suficientemente buenos que vaya como vaya el encuentro en un destello de calidad lo cambian todo. Al final de la primera parte así lo mostró Sherman Cárdenas con una magistral falta que se estrelló contra la madera. Hubiera sido cruel por lo que puso sobre la mesa la Universidad César Vallejo, muy superior a los de Medellín.

En la segunda parte pudimos observar a un Atlético Nacional mejorado desde el inicio. Osorio supo ajustar a su equipo en el descanso y así lo mostraron con constantes llegadas al área rival y Bocanegra en uno de sus apoyos afilando su puntería. Para que no se confiaran del todo Chiroque volvió a crear peligro en una jugada que Armani saca magistralmente volando hacía abajo, su leyenda crecía por momentos.

Entonces llegó el culmen del encuentro con varias expulsiones. Primero la del central colombiano Luis Cardoza por doble amarilla, la Universidad César Vallejo veía la igualada cada vez más lejos pero de golpe en un fallo en la entrega, Cardenas es interceptado y para frenar la contra Alexander Mejía se obliga a realizar la falta que le supone su segunda amarilla. La eliminatoria volvía a igualarse pero la baja de Mejía se antojaba durísima de cara a semifinales.

A diez minutos del final, en el único error defensivo del conjunto peruano los de Juan Carlos Osorio no perdonaron y gracias a un gran pase de Luis Carlos Ruiz al espacio que Edwin Cardona no desaprovechó ante Libman, cerraron la llave. 0-1 en Trujillo y un global de 2-0 que obligaba a los peruanos a hacer tres goles en los pocos minutos restantes, algo que terminó con su moral y el resto del partido fue puro tramite.

Posiblemente el Atlético Nacional menos brillante de los últimos años consigue derrumbar por fin la barrera de los cuartos de final, consiguiendo un pase a semifinales muy sudado y que quizá mereció llegar a los penales. Franco Armani fue la figura del encuentro una vez más y nos brinda una semifinal maravillosa que por características propias de ambos equipos lo tiene todo para hacernos disfrutar y no parpadear.

Atlético Nacional de Medellín y São Paulo se medirán en semifinales de la Copa Sudamericana

Por su parte destacar la Copa del conjunto peruano. La Universidad César Vallejo deja bien alto el orgullo de Perú. Un pueblo al que echamos en falta e imploramos que más pronto que tarde vuelvan a ser actualidad común en el continente. César Abraham Vallejo Mendoza fue un poeta y escritor peruano. Considerado como uno de los más grandes innovadores de la poesía del siglo XX y el máximo exponente de las letras en su país. Inspirándose en la hazaña de un equipo que glorifica el nombre de alguien tan influyente en su área es una buena oportunidad para que el fútbol del Perú crezca.

Hacer Comentario