La serie de amistosos entre Paraguay y Perú llegaba en Lima a su segunda parte. Hace unos días hablamos de la primera, disputada en Luque. De cara a la Copa América con ambas selecciones inmersas en un periodo de crísis e incertidumbre es una buena forma de testarse esta serie de encuentros.

El sabor amargo de la derrota en Luque por un penal en el último suspiro del encuentro no fue ni mucho menos una carga mental para Perú, que hizo valer su localia, factor clave en la era Bengoechea donde ha vencido siempre como local. La decepción en Paraguay llenó de furia y ganas de venganza a una plantilla que quiere regalar a su nación el volver poco a poco a competir de tú a tú al resto del continente y es que Perú vive, duerme y sueña con el fútbol.

El “profe” Bengoechea de inicio tiró varios cambios respecto al partido en Paraguay. Acompañando a Guerrero en ataque se situaron el “Loco” Vargas y Jean Deza. Un Paolo Guerrero que sueña con ser el máximo goleador histórico de Perú, estando a cinco goles del mítico Teófilo “el Nene” Cubillas.

En lo que podría ser un escenario ideal para comenzar la cuenta atrás goleadora de Paolo Guerrero de cara a su objetivo se convirtió en todo lo contrario para su persona. Al igual que en el primer encuentro, la primera mitad pasó sin gloria alguna. Perú no podía sobrepasar a una selección paraguaya bien situada hasta que en una serie de errores defensivos llegó un tanto que resume el fútbol mostrado, carambola que termina en los pies de Roque Santa Cruz el cual empuja una pelota que entra con drama a la meta peruana.

La segunda parte nos hacía presagiar un rendimiento similar, pero entonces llegó lo inesperado y es que el fútbol es tan bello por este tipo de situaciones. Paolo Guerrero es expulsado y desde ese momento el conjunto peruano mejora notablemente y con los ingresados Yordy Reyna y Cristian Benavente se generaba comenzaba a generar peligro en la meta de Justo Villar. Pero fue con la entrada de Carlos Ascues (goleador de la era Bengoechea) cuando todo cambió. Ascues fue vital en la remontada inca con un hombre menos que su rival y es que el volante mostró personalidad, desborde y efectividad. Nada más entrar ya avisaba con un disparo colocado que rozó el palo de la portería guaraní, para poco después en una de tantas transiciones vertiginosas que llevarían de cabeza a Paraguay, dejó en evidencia a la defensa rival para anotar el primero de la noche.

Tras unos minutos de sufrimiento, de nuevo Perú con terreno para correr salió a buscar la remontada, robo de balón en terreno prohibido para un equipo con la posesión y con la zancada de sus referentes ofensivos consigue generar una magnífica contra en abanico finalizada por el héroe que sacó una sonrisa a todo el Perú, Carlos Ascues. Cinco goles en seis encuentros con la selección son los que lleva el volante que en sus inicios fue un delantero con un físico imponente y que poco a poco va mutando. Con esas cifras en la selección será difícil que continúe en el fútbol peruano y es que Ascues tiene unas condiciones espectaculares y de el dependerá triunfar o no en su carrera pero más allá de lo mostrado hoy, Perú puede tener un grandísimo jugador en sus filas por los próximos diez años.

Como anécdota queda la expulsión de dos jugadores al final del encuentro, Yordy Reyna por Perú y Derlis González (Autor del 2-1 definitivo en Luque) por Paraguay.

Perú más que fútbol mostró ganas y deseo, aspectos no siempre considerados pero importantísimos y es que el resto acabará llegando pero un equipo sin corazón no es equipo. Paraguay por su parte debe preguntarse muchas cosas, comenzando por la continuidad de Victor Genes y es que los guaranís no consiguen remontar el vuelo, en las dos últimas temporadas y con distintos seleccionadores sólo suman 4 victorias, algo impensable hace no tanto.

Destacar a Pedro Gallese, figura importante en la meta peruana y ganándose la confianza de Bengoechea por delante de Raúl Fernández. También la figura de André Carrillo y su velocidad determinante fue otro aspecto clave no sólo del triunfo sino de los problemas generados a una defensa paraguaya de poca confianza y es que Perú a falta de encontrar un sistema y una base sobre la que trabajar y crecer, parece haber encontrado hombres para asentar el proyecto de su técnico charrúa. Bengoechea lleva cinco triunfos en nueve encuentros como seleccionador y sale reforzado en la última prueba del año pero con mucho trabajo de cara a la Copa América y es que el siguiente desafío para los incas será verse las caras nuevamente con su “némesis”, la selección chilena el 27 de marzo.

Sobre El Autor

Alberto Zaragoza

Valencia,1990, con raíces en América. Periodismo. Apasionado del deporte, América es la ilusión.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario