La Copa del Mundo 2014 dejó un sabor amargo en Brasil, la selección nacional hizo el ridículo delante de 200 millones de seguidores en las semifinales, pero la organización del campeonato parece haber sido exitosa, todo un ejemplo a seguir de cara a próximos mega-eventos. Mientras el país se prepara para las elecciones que decidirán su futuro durante los próximos 4 años, el impacto del Mundial no ha sido aún analizado. Muy poco se ha escrito sobre las consecuencias económicas y sociales que ha dejado el campeonato. 

No cabía duda alguna que el Mundial iba a dejar elefantes blancos, como ya fuera el caso con Sudáfrica 2010. Los estadios con las mayores papeletas de terminar abandonados y sin ser utilizados para eventos son: Arena da Amazônia en Manaus, el  Mané Garrincha en Brasilia y la Arena Pantanal en Cuiabá. Pero hay otros estadios que no se quedan atrás pese a estar en ciudades que tienen equipos en la Serie A o B del fútbol de Brasil. La crisis del fútbol brasileño no se puede entender desde un punto de vista histórico.

Para empezar a entender todo el entramado sobre el financiamiento de estadios en Brasil hay que primero explicar las partes involucradas.

BNDES 

El Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social es el banco federal, vinculado al Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior. Su principal objetivo es prestar dinero para apoyar empreendimentos que contribuyan al desarrollo de Brasil. Una vez Brasil fue elegida como sede, el BNDES creó un programa llamado ProCopa por el cual dio prestamos para todo tipo de infraestructuras, incluidos los estadios. Pero el BNDES sólo podía aportar un máximo de 400 millones de reales (en su día unos $200 millones de dólares) por estadio. 

Así mismo el 55% del financiamiento necesario para la construcción de los 12 estadios Mundialistas vino directamente del BNDES. El BNDES da prestamos a entidades publicas y privadas a un interés menor del de los bancos privados. Cuando se firmaron la mayoría de los contratos para los estadios, el interés a largo plazo era del 6%. El interés máximo nunca llegará a ser superior al 12%. El plazo máximo para la devolución del prestamos no puede ser mayor a 15 años.

Gobiernos Estatales

Para la mayoría de los estadios parte del financiamiento ha venido directamente del dinero público de cada Estado. Por ejemplo para la construcción de la Arena Amazônia el estado de Amazonas puso su parte. Ese dinero público, mayoritariamente, son los impuestos de la población que reside en ese Estado.

El 35% del monte total necesario para la construcción de los estadios en Brasil vino directamente de los gobiernos estatales, es decir de dinero 100% público. Mas adelante vamos a ver que los gobiernos estatales se han gastado más del 35% del monte total a través de préstamos, es decir de manera indirecta.

Por lo general, una vez finalizada la obra, el gobierno estatal es dueño del estadio y puede firmar acuerdos con clubes para que “alquilen” el estadio.

Constructoras

Las constructoras, son las empresas privadas que se hacen cargo de la construcción de los estadios. Como es normal en estos casos, el Gobierno Estatal abre a concurso el proyecto y varias constructoras pujan por ser elegidas. Una vez que la constructora se hace con el proyecto recibe el financiamiento del gobierno estatal tras firmar el acuerdo con éste.

Las constructoras también pueden ser contratadas directamente por empresas privadas, nuestra siguiente parte involucrada.

Empresas Privadas

Por último, para los estadios que no dependen de financiamiento público o un financiamiento público mínimo,  en lo general inferior al 25%, las empresas privadas gestionan el proyecto y se hacen cargo del estadio desde el primer día. Dependiendo del porcentaje que hayan puesto para financiar la construcción y el acuerdo que hayan firmado con los clubes, estas empresas pueden llegar a manejar los estadios de manera total.

Empezamos un especial en el que analizaremos el gasto en los 12 estadios mundialistas de Brasil. En este primer capítulo vamos a estudiar la Arena da Amazônia en Manaus Brasil.

 


 

Arena da Amazônia

La Arena de Amazônia durante la noche de Manaus

La Arena de Amazônia durante la noche de Manaus

Manaus fue elegida como una de las 12 sedes del Mundial el 31 de Mayo de 2009. En su candidatura, la capital del estado de Amazonas, preveía la demolición del estadio Vivaldo Lima y la reconstrucción de un nuevo estadio sobre el mismo terreno con capacidad para 44,5000 personas. Así mismo el 12 de Julio de 2010 se comenzó a construir la Arena da Amazônia. El financiamiento del estadio debería ser 100% con dinero público, todo un suicidio a día de hoy. La corriente global en la construcción de estadios dicta una tendencia hacia la inversión privada, en la mayoría de los casos con un financiamiento público menor al 25% del coste del proyecto. Sin ir más lejos, el financiamiento de otros estadios en Brasil han sido por la vía privada (véase el Allianz Parque, nueva casa del Palmeiras; o la Arena Corinthians)

El presupuesto inicial del proyecto era de R$515 millones ($257.5 millones de dólares en su día), como bien queda reflejado en la web oficial del gobierno para el proyecto “Copa 2014: Transparência en 1er lugar“. El coste total ascendió en parte debido a las regulaciones de la FIFA. Resulta que al otorgar la Copa del Mundo a Brasil, la FIFA puso en su contrato con Brasil varias reglas, por ejemplo que los espectadores que estén en el estadio tienen que ver la pelota desde una altitud mínima de 20 metros. Por lo tanto el proyecto de la Arena da Amazônia se tuvo que alterar y excavar 4 metros mas para rebajar el terreno de juego.

Fuente: http://arenadaamazonia.com.br

Fuente: http://arenadaamazonia.com.br

La obra fue adjudicada a la constructora Andrade Gutierrez por un valor de R$ 500 millones ($250 millones de dólares) como queda estipulado en el contrato firmado entre el gobierno de Amazonas y la constructora el 1 de Julio de 2010 y registrado ante notario el 28 de Julio de 2010.

Fuente: SEINF

Fuente: SEINF

 

Sin embargo, a mediados de 2012 con las obras atrasadas, la constructora afirmó que la Arena Amazônia no vería la luz del día sin una inversión superior, cercana a R$618 millones ($309 millones de dólares). Miguel Capobiango, secretário de Amazonas y responsable de las obras dijo:

“Não iremos pagar um real a mais do que o devido a esta construtora”

Al final, el gobierno llegó a un acuerdo con una empresa Portuguesa para la construcción de la cobertura del estadio por un valor de R$105 millones, el financiamiento lo pone la Caixa Federal. Por lo tanto:

Coste TOTAL sin intereses al finalizar la construcción: R$669 millones ($334.5 millones de dólares*):

  • R$400 millones del BNDES ($200 millones de dólares), préstamo cuyo recipiente ha sido el Gobierno Estatal de Amazonas como bien lo indica el contrato firmado entre ambos y accesible en el portal oficial de transparencia del gobierno federal (http://transparencia.gov.br/).
  • R$164 millones del gobierno Estatal ($82 millones de dólares).
  • R$105 millones ($52.5 millones de dólares) del gobierno Federal, a través de un préstamo de la Caixa Económica Federal. Este dinero fue destinado a la cobertura del estadio.

Fuentes: UOL, Portal da Transparencia, Trivela

Coste TOTAL con intereses del BNDES: (asumiendo que los prestamos son devueltos dentro del plazo y con el mismo valor por mes): R$876 millones ($438 millones de dólares). A esto habría que añadirle el interés de la Caixa Económica Federal, no accesible al público.

Es decir el coste total para la construcción de la Arena Amazônia es cercano a los $500 millones de dólares. Cada minuto que se ha jugado en el estadio durante la Copa del Mundo ha costado 1,4 millones de dólares  

A día de hoy, el gobierno estatal ha pagado R$338,737,971. Es decir un 39% del coste total. El gobierno del Amazonas y el gobierno Federal de Brasil van a seguir pagando más de la mitad del coste de un estadio que no se va a llenar nunca más. Esto sin contar el coste de mantenimiento que corre a cargo del gobierno. Y es que en el contrato firmado entre la constructora y el gobierno Estatal queda escrito que “la constructora no se hará cargo del coste de mantenimiento, o cualquier otros coste necesario (reparar, remodelar, etc..) tras 90 días de la conclusión del estadio”

Así quedará el estadio la mayoría del año

Así quedará el estadio la mayoría del año

Futuro de la Arena

Y uno se pregunta, ¿cual es el futuro de este estadio, tras 4 partidos del Mundial y la inversión de $500 millones de dólares?

Desde la conclusión del Mundial, la Arena Amazônia solo ha albergado un puñado de eventos entre los cuales uno de los que mayor afluencia ha tenido ha sido la Misa de Nuestra Señora de Nazaré, con más de 20,000 personas que acudieron al estadio el 6 de Septiembre (fuente: Globo).

Mientras el estadio esté en buenas condiciones será sede de algún que otro partido de la liga brasileña. Tanto de la Serie A como de la Serie B. Manaus, y la región Amazoniense, no tienen equipos en las tres mayores categorías de fútbol brasileño. Lo que si tienen son muchos seguidores de los grandes clubes de Brasil cómo el Flamengo, Corinthians, Vasco Da Gama, São Paulo etc. Debido a la crisis del fútbol brasileño y a la poca asistencia de público en las grandes ciudades, algunos clubes prefieren jugar sus partidos de locales en ciudades del interior dónde saben que hay aficionados al club que están dispuestos a desembolsar una cantidad significante para ver a su equipo en directo. Ademas, los clubes suelen quedarse con el 100% de los ingresos en esos partidos (boletos, consumición, etc.) mientras que en sus estadios suelen quedarse sólo con un porcentaje del 50% o menor.

Así mismo el Vasco Da Gama disputó hace unas semanas un partido en la Arena da Amazônia como local ante el Oeste, 26,000 aficionados acudieron al estadio. El 11 de Octubre el Botafogo disputará su partido de la Serie A ante Corinthians en el estadio, a día de hoy sólo 11,000 ingresos han sido vendidos. El día 25 de Octubre la Arena da Amazônia volverá a acoger al Botafogo, esta vez ante el Flamengo.

El estadio seguirá recibiendo partidos en los próximos meses, pero una vez que la infraestructura ceda debido al pobre mantenimiento, la Arena da Amazônia quedará abandonada. Casi con total seguridad, el gobierno Estatal tendrá que seguir pagando por todo un elefante blanco

Estadio Pontiac Silverdome de Detroit, hoy en dia abandonado. Fue sede del Mundial 1994.

Estadio Pontiac Silverdome de Detroit, hoy en dia abandonado. Fue sede del Mundial 1994.

*El dolar durante el periodo de la construcción estaba cercano al 2/1. A día de hoy el real se ha devaluado y está en su nivel mas bajo desde 2008, 2.5 reales por 1 dólar. En este análisis tomamos el valor del dólar durante la construcción para ilustrar.

Sobre El Autor

Rodrigo Lacal

Rodrigo nació en Buenos Aires y ha vivido en mas de 10 países. Licenciado en Gestión Deportiva por la Universidad de Loughborough en Inglaterra y Masters en Negocio del Deporte en la Universidad de Nueva York (NYU) EE.UU. Reside en Nueva York y es un fiel seguidor del fútbol de Brasil, Argentina y EE.UU. Enamorado de la Copa Libertadores.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

  1. Manpal

    ruben el asunto de csiuegonr entradas es todo un tema en todos lados. En este caso, hay muchedsima gente que se quedf3 sin entradas, afan llamando como vos tambien hiciste en Madrid.La banda (Soda Stereo)este1 agregando mas shows por ese tema de falta de entradas y encima los critican por hacer tanta alarde con el pretexto de recaudar mas dinero, y no digo que no sea asi pero hay que ver que haciendo mas shows dan oportunidad a otros tantisimos para ver un recital que jame1s se lo hubieran esperado.besos

Hacer Comentario