Donovan jugó sus últimos minutos con la camiseta de la selección con la que ha batido todos los récords y ha vivido la progresión del ‘soccer’ dentro de su país desde su debut en el año 2000 ante México. Esta vez, en su despedida ante Ecuador, capitaneó al equipo y contó con tres ocasiones claras para ver puerta, sin embargo, unos pocos centímetros le evitaron tener un final aún más emotivo que se cerró con una sonora ovación del público que abarrotó Rentschler Field de Connecticut, con capacidad para 40.000 espectadores.

El partido acabó en empate pero Estados Unidos demostró tener las ideas más claras, el bloque mejor formado y de ahí la superioridad que se vio hasta que los cambios rompieron la dinámica. Ecuador tuvo muchos problemas en la línea defensiva y sobre todo en el doble pivote que formaron Castillo y Noboa, muy superado en todo momento.

Tanto Klinsmann como el entrenador interino ecuatoriano, Sixto Vizuete, realizaron probaturas de cara a torneos importantes que están por venir. En USA destacó la presencia de Diskerud en el mediocentro, situado unos metros por delante de Bedoya, y en banda izquierda de Gyau, jugador del Dortmund que se tuvo que marchar al cuarto de hora por una lesión en la rodilla. Su sustituto, Bobby Wood demostró ser más limitado en los últimos metros del ataque.

La actuación más grata fue sin duda la de Diskerud, jugador nacido en Oslo y que milita en el Rosenborg. Demostró un gran criterio a la hora de organizar el juego, capacidad para realizar una presión adelantada y además llegada al área rival. De esa forma llegó el gol estadounidense.

En Ecuador, tres jóvenes tuvieron la oportunidad de iniciar el choque. Cazares en la mediapunta, Penilla en banda izquierda y Cangá como central. El primero de ellos, futbolista de Banfield, está muy dotado de técnica pero sus apariciones fueron contadas, aún menos se le vio a Penilla. En el caso del defensor de Liga de Quito, a pesar de contar con una gran capacidad física, sufrió en el juego de espaldas de Altidore y también en algunas arrancadas en espacios cortos.

Mucho mejor le fueron las cosas a Jonathan González, que jugó la segunda parte completa en banda derecha y demostró verticalidad y buena conducción de balón. Esta temporada con Independiente del Valle ya ha marcado siete goles, superando las cifras del año pasado a pesar de haber disputado aún 15 partidos menos.

Sin Antonio Valencia, Caicedo o Jefferson Montero, fue Enner Valencia quien lideró el ataque tricolor. En la primera parte estuvo poco acompañado y tuvo que abusar de jugadas individuales, pero en la segunda pudo caer más a banda y combinar con sus compañeros. Finalmente, marcaría el tanto del empate con un fantástico disparo desde la frontal que recordó al que hizo en su estreno en Premier League.

De Estados Unidos hay destacar otras dos figuras, una es Altidore que maravilló con su juego de espaldas, tanto para definir como para asistir, y a pesar de sus pocos minutos con el Sunderland demostró estar en un gran estado de forma y comprometido para ser uno de los líderes del equipo. La otra es el joven Yedlin, que jugó como interior diestro y destacó no solo por su velocidad sino también por las diagonales que lanzó y su visión de juego.

Jürgen Klinsmann puede estar satisfecho con el trabajo realizado y a partir de este momento la tarea será mantener la línea y llegar con un equipo así de competitivo a la Copa América que acogerá Estados Unidos en 2016. En cambio Ecuador deberá decidir si Vizuete sigue como seleccionador, utilizar Copa América de Chile como prueba para los jóvenes que deben crecer rápidamente y ya competir en las duras eliminatorias que darán un puesto para Rusia 2018.

Sobre El Autor

Juan Antonio Lopesino

Juan Antonio nació en Madrid (1990) y es licenciado en periodismo por la UCM. Sigue el fútbol sudamericano, en especial el brasileño como fiel seguidor de Fluminense, y disfruta con la competitividad en Copa Libertadores y el ritmo frenético del campeonato mexicano.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario