Cruz Azul, equipo de la capital mexicana, conocido popularmente como ‘La Máquina’, comienza a engrasar cada una de sus líneas para la recta final del torneo Apertura y, sobre todo, para la esperada cita del Mundial de Clubes que disputará el mes de diciembre. Por primera vez en lo que va de campeonato ha alcanzado los puestos de playoff y lo logró después de golear por 4-0 al líder y vecino, América ,en el duelo conocido como ‘clásico joven’.

La racha de dos victorias y un empate en la que ha mantenido su portería imbatida, son el mejor reflejo de la mejoría de un equipo que arrancó con excesivos problemas, sobre todo en la faceta ofensiva a pesar de contar con futbolistas de renombre como los argentinos Pavone o Fórmica y otros de sobrada calidad como Marco Fabián o Joao Rojas, que destaca por su verticalidad y desborde cerca del área.

En el duelo ante el equipo americanista, a los jugadores más adelantados se les pudo ver con una marcha de velocidad superior a la mostrada en los partidos previos. Es cierto que ante León, una semana antes, se vislumbró alguna acción ofensiva vistosa, que sin embargo no sirvió para generar ocasiones de gol. Esta vez, al cuarto de hora, sorprendió Barrera por la derecha con una galopada cada vez menos habitual en el veterano centrocampista y después Fórmica, con una excelente dejada le dejó el gol a Pavone, que definió de forma precisa con una volea.

Desde ese momento, con ventaja en el marcador, Cruz Azul hizo valer su correosa defensa, la segunda mejor del campeonato solo por detrás de la de Monterrey, para resistir y esperar la oportunidad a la contra para sentenciar. Para ese momento hubo que esperar hasta el final, cuando jugadores y aficionados llegaron al éxtasis con los tres goles anotados de forma consecutiva. En la zaga aún no está disponible el colombiano Perea, una pieza básica que se recupera de una operación de rodilla que le mantiene apartado de los terrenos de juego desde el mes de mayo.

Además, el técnico Luis Tena se pudo marchar satisfecho ya que dos de los tantos que culminaron la goleada los anotaron dos hombres a los que dio entrada en la recta final, Christian Giménez y Gerardo Flores. Su esquema, de 4-2-3-1, que le ayudó a ganar el sexto título de Concacaf para Cruz Azul nada más hacerse con las riendas del club, cumple en ambas facetas del juego ya que el mediocentro que forman Torrado y Báez o el ex del Almería, Bernardello, se centra en la tarea defensiva y deja libertad para los cuatro atacantes, donde comienza a florecer la competencia.

Sin ir más lejos, Marco Fabián, convocado por Herrera para los dos amistosos que disputará México, no tuvo ocasión de jugar un solo minuto. Pavone y Fórmica son indiscutibles y tanto Barrera como Rojas han mejorado físicamente en las últimas semanas, en oposición al irregular futbolista ex de Chivas que aún no ha visto puerta en los once partidos que ha disputado en este Apertura.

En esa lista de el ‘Piojo’ también ha sido incluido Julio César Domínguez, defensa central que creció en Cruz Azul, club que no ha abandonado. Junto a él, a la espera de Perea, juega el ‘Maza’ Rodríguez y en los laterales son fijos Pinto en la izquierda y Chávez en la derecha. Jugadores, estos dos últimos, de amplio recorrido en el fútbol mexicano.

Sobre El Autor

Juan Antonio Lopesino

Juan Antonio nació en Madrid (1990) y es licenciado en periodismo por la UCM. Sigue el fútbol sudamericano, en especial el brasileño como fiel seguidor de Fluminense, y disfruta con la competitividad en Copa Libertadores y el ritmo frenético del campeonato mexicano.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario