Varios de los mejores proyectos de defensa central para el futuro forman parte de la generación brasileña de 1994, a los reconocidísimos Marquinhos y Dória se une un Samir al que nunca le han regalado nada, un guerrero que está forjando su camino a base de esfuerzo y superación.

Natural de São Gonçalo, la segunda localidad más grande del estado de Rio de Janeiro, comenzó su carrera en el juvenil del Fluminense, en el cual consiguió conquistar varios títulos a lo largo de los años, pero jamás gozó de confianza propia ni ajena. Acusado y objeto de continuas burlas por causa de su sobrepeso y pequeña estatura, el Fluminense optó por prescindir de él.

Fue tan frustrante este hecho que quiso desistir del fútbol y centrarse absolutamente en el ámbito académico, siendo la Ingenieria e idiomas sus preferencias. Pero al contrario que él, sus padres jamás desistieron, ambos tenían confianza en el potencial de Samir y en base a eso fueron llamando puerta por puerta hasta que tuvo dos ofertas.

Periodos de prueba en el Vasco y Sendas Esporte Clube (actual Audax-RJ), pese a la diferencia de estatus entre ambos clubes, Samir se decidió por el Audax, más cercano a su São Gonçalo natal.

Superado el periodo de prueba, conquistó su espacio en el club y sus buenas actuaciones atrajeron las miradas de varios equipos, entre ellos el Flamengo. El antaño menudo y gordito se había transformado en un central alto y fuerte, físicamente imponente rozando casi el 1,90 (1,88).

En su debut con el equipo juvenil anotó, pese a que su posición natural es la de central, desde sus inicios ha venido siendo usado en distintas posiciones, siendo en sus inicios un volante muy capaz en el centro del campo, para terminar retrasando su posición hasta la zaga. Destacadísimo en su etapa de base en el conjunto rubro-negro, consiguió conquistar varios torneos y realizar buenos papeles en las importantes Taça São Paulo y Belo Horizonte de futebol junior, su nombre comenzaba a sonar con fuerza entre la mayor torcida de Brasil y es que aún con todo esto su debut con el equipo profesional se hizo de esperar, viendo a varios compañeros suyos del juvenil superarle en este hecho.

En junio de 2013 llega al equipo profesional de la mano de Jayme de Almeida, su “padre” a estos niveles, poco después, 8 de junio llega su debut con 18 años de edad, en el Heriberto Hülse de Criciuma, ante el conjunto del mismo nombre en una victoria por 0 a 3.

En sus inicios como profesional fue usado principalmente como lateral izquierdo, sabiendo responder correctamente en un club necesitado de seguridad defensiva desde hace años, inmerso en una continua crisis, los títulos estaduales y la inesperada Copa do Brasil, en la cual Samir tuvo la responsabilidad de actuar como titular en la zaga dada la baja de Chicão, no cierran el mal hacer de un club que práctica el funambulismo desde hace más de un lustro.

Es en esa final ante el Atlético Paranaense donde la figura del joven de São Gonçalo resalta, siendo un muro infranqueable para sus rivales. De carácter humilde y rechazando la dureza como marca principal de su juego, Samir destaca por su energía y cualidades físicas, su buena salida de balón además de su gran labor a la hora de recuperar balones, aprovecha su altura siendo un factor en el juego aéreo dado su capacidad de impulso y remate con la cabeza.

Jayme de Almeida, antiguo técnico de Flamengo, apostó en sus dos últimas etapas por el joven central, posición en la que jugó durante su etapa como futbolista. La apuesta le salió bien, Samir es zurdo, algo siempre destacable, pese a su juventud demuestra una seriedad absoluta en su juego, pese a su buena salida de balón no suele arriesgar en la toma de decisiones, siendo más serio que otros grandes centrales en su juventud, los cuales tienden a arriesgar más.

Ser zurdo determina tu estilo de juego, Samir sigue creciendo, listo para volver tras una lesión, es una de las esperanzas de la torcida rubro-negra para levantar el vuelo en la peor temporada en mucho tiempo, donde el primer descenso de su historia puede convertirse más que nunca en una realidad, los Juegos Olímpicos de Rio 2016 es su meta a corto plazo, siendo la selección absoluta su prioridad por potencial, sabe lo que es la frustración y de ella se fortalece, Samir, nunca dejes de luchar.

 

Sobre El Autor

Alberto Zaragoza

Valencia,1990, con raíces en América. Periodismo. Apasionado del deporte, América es la ilusión.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario